La construccin de la nueva parte del escudo antimisiles de la OTAN que arranca este lunes en la antigua base area Deveselu de Rumania, a unos 100 kilmetros de Bucarest, puede arrastar al mundo a una nueva Guerra Fra, auguran los expertos.

De conformidad con el acuerdo bilateral de misiles antibalsticos firmado en el 2011, la instalacin del ‘componente rumano’ del Sistema de Defensa de Estados Unidos contra Misiles Balsticos en Europa prev el despliegue en Rumania para 2015 del sistema multifuncional antiareo Aegis equipado con los misiles interceptores Standard Missile 3 (SM-3) y sus modificaciones.

Al mismo tiempo, Washington se niega a proporcionar garantas jurdicamente vinculantes, como le pide Mosc, de que los misiles de la Alianza Atlntica, como el Block 1B o los modelos modificados ‘Standard Missile’, no irn dirigidos contra las fuerzas nucleares estratgicas de Rusia, mermando de esa forma su capacidad de disuasin.

El analista internacional Juan Luis Gonzlez Prez cree que el sistema ya no cumple con los objetivos que le fueron asignados. «Est demostrado que es una amenaza contra Rusia», explica el experto, agregando que pese a las manifestaciones de la OTAN, el escudo antimisiles puede ser utilizado como una arma ofensiva, al eliminar la capacidad de respuesta del pas atacado.

Asimismo, la realizacin de este programa puede daar gravemente las relaciones bilaterales entre Rusia y Europa, arrastrando de nuevo al mundo a una confrontacin como la de la Guerra Fra, concluye el experto.

El plan de despliegue del sistema de defensa antimisiles de la OTAN, aprobado en la cumbre de la OTAN en Lisboa de 2010, contemplaba su instalacin en cuatro etapas hasta el ao 2020. El alojamiento de elementos del escudo antimisiles, como radares o bases de lanzamiento, involucraba a Turqua, Rumana y Polonia, y contemplaba el uso de la base militar de Rota (Espaa) para albergar el componente naval del sistema antimisil.

Noticia original en la web de la cadena de televisin internacional RT

[mapsmarker marker=»178″]