ucraniakiev

La primera víctima en cualquier conflicto o guerra es la información veraz. No es nada nuevo, ocurre invariablemente desde los tiempos de Sun Tzu hasta nuestros días. Sin embargo, en las sociedades la información, este fenómeno se acrecienta hasta lo indecible. La prensa libre, de la que tan orgullosos estamos en nuestras democracias como elemento definitorio de las mismas, se comporta inequívocamente como correa de transmisión de los intereses corporativos que la poseen o la sustentan y de los gobiernos que las nutren de noticias, subvenciones, licencias y publicidad institucional. Esa es la razón por la que, en la práctica, las líneas editoriales sean tan parecidas en los grandes temas o en política internacional.

Con la crisis de Ucrania no podía ser menos. Da la sensación de que, independientemente de lo que haya sucedido in situ, la prensa primero elige bando y luego da las noticias. Con escasísimas excepciones, todas se suman al mainstream imperante y se enrolan en los batallones mediáticos, los primeros en atacar sobre nuestros cerebros, preparándonos para digerir lo que pueda venir después, por muy brutal y contrario a nuestros presupuestos éticos, morales o religiosos que sea. Es lo que Chomsky denomina, la fase de creación del consenso.

Personalmente, cada vez que me enfrento a un hecho complejo, sobre todo del tipo geoestratégico, y encuentro el consenso generalizado, la desconfianza me inunda por sistema. Normalmente, dada la simplificación que sufren la mayoría de los ámbitos de la vida política actual, la unidimensionalidad de pensamiento occidental, la misma que ya denunciaba Marcuse en los sesenta, va acompañada de elevadas dosis de maniqueísmo para ampliar el público receptor de la propaganda mediática —que no información— y poner más víscera que razón en el proceso de formación de opinión.

Así que, cuando desde Wyoming a Marhuenda, lo que se nos presenta sobre la crisis de Ucrania (o Venezuela, o Siria…) es, por lo general, coincidente en cuanto a los postulados básicos se refiere, no hay más remedio que dudar y poner la masa gris y el ratón en funcionamiento para saber qué hay de veracidad en sus planteamientos y qué hay de desinformación, de publicidad o de propaganda. Obviamente, se trata de un proceso molesto, lo más fácil es dejarse llevar por aquellas personas o instituciones en las que se deposita la confianza y dejar que la información fluya sin que medie mucho análisis interno. Como suele decirse, cada uno elige qué medios, qué periodistas o que políticos quieren que lo manipule. Craso error, con los medios a nuestro alcance hoy día, con el poder que ofrece internet, es fácil encontrar información directa, de primera mano, sin refinar, sin cocinar por las grandes agencias de desinformación masiva, e incluso prensa distinta que mantiene versiones de los mismos hechos radicalmente distintos a la opinión imperante en nuestras tierras, aunque aquellos también estén mediatizados.

Todo el mundo sabe que Putin es un autócrata o un dictador peligroso y que Obama es un carismático líder, premio Nobel de la Paz. Da igual que el presidente norteamericano tenga bajo su alfombra miles y miles de muertos, invasiones militares, espionaje masivo mundial, disidentes que huyen del país, apoyo a terroristas en guerras regionales, operaciones de desestabilización de democracias molestas en todo el mundo, brutal represión y criminalización de sus movimientos ciudadanos de protesta, etc. Es igual, uno es «buena gente» y el otro un peligro para la seguridad mundial, aunque en realidad no sepamos muy bien por qué. Uno se alinea en estos bandos como el que se hace forofo de un equipo de fútbol. Es la doctrina de «es nuestro hijo de puta» que tanto le gustaba a Roosevelt o a Kissinger.

Así las cosas, es fácil descubrir como la opinión pública es víctima de una operación para tapar:

• que en Kiev hay un gobierno ilegítimo colocado por la fuerza, tras una operación —más o menos encubierta— apoyada por la Unión Europea, Estados Unidos y la OTAN,

• que el golpe de estado fue planificado desde hace mucho tiempo mediante el entrenamiento por militares de occidente de los extremistas que tomaron finalmente la plaza de Maidan y los edificios públicos de la capital,

• que miembros de Estados Unidos decidieron quién iba a conformar el gobierno actual de facto de Ucrania,

• que hay cinco ministros neonazis de un partido hasta hace poco en la lista negra de la Unión Europea, por racista, violento o antisemita,

• que en Ucrania es imposible ejercer la oposición política si no quieres ser apaleado o encarcelado,

• que no hay libertad informativa porque las bandas de cabezas huecas andan con los bates de béisbol por las calles,

• que los opositores consiguieron una mayoría parlamentaria tras la invasión del parlamento y las «jubilaciones anticipadas» del presidente de la cámara y muchos diputados a los que no les gustaba ese deporte típicamente norteamericano,

• …

Eso sí, para que no suene muy feo, nuestros medios llaman ahora nacionalistas a los neonazis —¡cómo si fueran del PNV!—, los paramilitares de Maidan no existieron aunque se han convertido ahora en la Guardia Nacional de Ucrania, el referéndum de Crimea es ilegal porque viola la «constitución» ucraniana y Putin es un cabrón por respetar la voluntad popular de los crimeos (sí, tanto de los rusófonos, como de los tártaros como de los ucranianos que viven allá).

Ya podemos quedarnos tranquilos, afortunadamente, como siempre, estamos en el bando de los buenos.

 

Compartir

13 Comentarios

  1. Una anexión ilegal siempre será una anexión ilegal. Si denuncias el imperialismo usamericano, por coherencia lo mismo deberías hacer con el ruso.

    Lo demás son excusas… :-;

  2. unas breves matizaciones:

    – La autodeterminación de los pueblos no es una excusa, es un derecho inalienable
    – En Ucrania no hay legalidad, hay un gobierno golpista que ha acabado con la legalidad democrática
    – Lo de Crimea no es una anexión, en todo caso una reunificación
    – Crimea siempre ha sido rusa ¿acaso le preguntaron a los crimeos cuando Krushev se la regaló a Ucrania en los años 50 del siglo pasado?
    – Han votado por la reunificación los crimeos rusos, pero al menos la mitad de los tártaros y de los ucranios que viven en la península ¿alguien se pregunta por qué si todos lo presentan como un conflicto étnico?

  3. De acuerdo a la legalidad internacional vigente, Crimea es (era) ucraniana, nos guste más o menos. Macho, soy de izquierdas, pero es el colmo tener que comulgar con esta pedazo rueda de molino. ¿Se nos ha ido la olla?

  4. Pero Meketrefe, la Crimea rusa fue regalada hace 3 días a Ucrania sin preguntarle a nadie, ahora el pueblo Crimeo ha hablado y se ha autodeterminado como recoge la Carta de las Naciones Unidas, ¿dónde está la rueda de molino si no llega ni a una oreo?. Buena parte de la gente conservaba incluso la nacionalidad rusa, nunca se sintieron ucranianos. Pero es que además los neonazis que gobiernan ilegalmente —eso sí que es una rueda de molino— iban directamente a por ellos, atacando su lengua, amenazándolos con la muerte, acabando con sus símbolos, etc. El personal se sintió amenazado por los fascistas armados de Kiev y han vuelto a Rusia para que les de protección frente a la «democracia» ucraniana de los bates de béisbol y la Guardia Nacional a semejanza de la SS

  5. Hola a todxs
    Es un poco sorprendente escuchar palabras así de personas que se autocalifican de izquierdas. Si una banda de matones financiada y dirigida por agentes del Mosad y la Cia, puede derrocar al gobierno salido de las urnas, por muy malo que sea y un pueblo como el de Crimea, no puede decidir sobre su destino ¿Qué es la democrácia y qué es ser de izquierdas?

  6. Esto es muy sencillo: Si cuando EEUU ataca o agrede a otro país por motivos imperialistas les ponemos a parir, otro tanto hay que hacer, aunque solo sea por coherencia, cuando Rusia invade y se anexiona parte de otro país soberano por razones también imperialitas, que lo son.
    Adicionalmente, perdonad que insista, pero las razones históricas NO asisten a Rusia:

    http://en.wikipedia.org/wiki/History_of_Crimea#Deportation_of_Crimean_Tatars
    On 18 May 1944, the entire population of the Crimean Tatars were forcibly deported to Central Asia as a form of collective punishment on the grounds that they had collaborated with the Nazi occupation forces. An estimated 46% of the deportees died[citation needed] from hunger and disease.
    By the end of summer 1944, the ethnic cleansing of Crimea was complete. In 1967, the Crimean Tatars were rehabilitated, but they were banned from legally returning to their homeland until the last days of the Soviet Union.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Ukraine#Post-World_War_II
    In 1954, the 300th anniversary of the Treaty of Pereyaslav was widely celebrated. Crimea was transferred from the Russian SFSR to the Ukrainian SSR

    http://en.wikipedia.org/wiki/History_of_Crimea#Autonomous_Republic_within_Ukraine_.281991.E2.80.932014.29
    54% of the Crimean voters supported independence with a 60% turnout The percentage of the total Crimean electorate that had voted for Ukrainian independence in the referendum was 37%. In 1994, the legal status of Crimea as part of Ukraine was backed up by Russia, who pledged to uphold the territorial integrity of Ukraine in a memorandum signed in 1994, also signed by the US and UK.
    (…)
    On 19 May, Crimea agreed to remain as part of Ukraine and annulled their proclamation of self-government.

    http://en.wikipedia.org/wiki/2014_Crimean_crisis#Legal_aspects
    Both Russia and Ukraine are signatories to the Charter of the United Nations. The ratification of said charter has several ramifications in terms of international law, particularly those that cover the subjects of sovereignty, self-determination, acts of aggression, and humanitarian emergencies.

    http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=47443&Cr=ukraine&Cr1=#.UzYC54Vtqvg
    By a vote of 100 in favour to 11 against, with 58 abstentions, the 193-member Assembly called on all States, international organizations and specialized agencies not to recognize any alteration of the status of the Autonomous Republic of Crimea

  7. Veo que no te has enterado de lo que sucede en Ucrania. Un golpe de estado neonazi alentado por EEUU ha subvertido la legalidad democrática del país y amenaza a la población rusófila de Ucrania incluso con su desaparición física. En Crimea se autodeterminan y piden casi unánimemente pertenecer a Rusia, entre otras cosas porque muchos conservan esa nacionalidad e incluso hasta el pasaporte. ¿Es tan complicado de entender? ¿Te posiciones del lado del golpe de estado y del imperialismo americano? Porque eso es lo que ha sucedido allá, no pienso que creas en cuentos de hadas… ¿o sí?

    Imagina por un minuto que los gibraltareños votan en un referéndum que quieren unirse a España y que a los ingleses no les gusta, pero deciden libremente por mayoría y el estado español los acoge contra el Reino Unido y les ofrecen protección militar por si los atacan. ¿Eso es imperialismo español? Cambiemos gibraltareños por ceutíes y España por Marruecos si te apetece… es lo mismo. LA autodeterminación de los pueblos es un derecho reconocido por la ONU, nos cuenten lo que nos cuenten

  8. Juanlu, hacerte “analista internacional” te ha afectado a la cocota macho. Quién te ha visto y quién te ve… Por mí puedes decir toda la sarta de gilipolleces que te dé la gana.

    Lo que se ha hecho en Crimea no es autodeterminación: ha sido una invasión, y si no lo quieres ver, allá tú.

    Ciao.

  9. Pues nada, vivan los golpes de estado neonazis, viva la injerencia externa para cambiar gobiernos, la autodeterminación no es un derecho de los pueblos, la carta de las naciones unidas no existe, la gente no ha votado nada, los rusófilos no han sido amenazados por miembros del gobierno con la muerte o la expulsión del país, las urnas no se han cambiado por bates de béisbol en Ucrania. Viva la «izquierda» otánica.

    EEUU ha tratado de colocar una nueva base de la OTAN en las fronteras rusas, contraviniendo la Carta de París y los Acuerdos de Helsinki, y este país se lo ha impedido (en parte) gracias a contar con la complicidad total del pueblo crimeo que se sentía amenazado, deshaciendo los arbitrarios actos de Kruschev y completando la reunificación. En el Facebook tengo decenas y decenas de enlaces de las páginas de izquierda de referencia apoyando todo lo que digo. Este mismo artículo ha sido publicado en uno de los portales alternativos por antonomasia en castellano, Nodo50, también fue agregado en su día en la Red Marxista

    Por cierto, parafraseando al gran Marx, estos son mis principios, si no te gustan… NO tengo otros, pero ni los he tenido jamás

    Recomiendo encarecidamente a Red Voltaire y http://www.ojosparalapaz.com (una ONG con la que colaboro) para comprender lo que de verdad pasa en Ucrania y no creerse las consignas de la OTAN

  10. juanlu , hay cosas que no entiendo .para los “democráticos”, no esta del todo mal que se haya perpetrado un golpe de estado en ucrania con el apoyo de elementos supranacionales , como la otan , ue, fmi , o usa …….pero esta recontra mal que Crimea ,quiera la protección rusa .el pueblo de Crimea , y no las fuerzas armadas rusas , decidieron en urnas .tan difícil es entenderlo ?

  11. que es la izquierda otanica ? la misma que se hacia la boluda con libia y ahora lo hace con siria , equiparando a al assad con los rebeldes de al qaeda ?.explícame , por favor …..

  12. Bueno Chaparro, siento decirte que no puedo explicarlo, yo es que lo veo muy muy claro que pierdo toda la capacidad de empatía… ¿?¿?

    Lo de la izquierda otánica es un grupito de despistados, confundidos, para muchos otros comprados, que se han lanzado a pedir intervenciones humanitarias en países enemigos de EEUU al albur de supuestas revoluciones populares…

Deja un comentario