El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha peleado con su “viejo amigo”, el vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, y le ha exigido una disculpa por afirmar que Erdogan reconoció la entrada de los radicales del Estado Islámico al país. El analista internacional Juan Luis González Pérez explica que culpando a Turquía, Biden busca desviar la atención de que Washington apoya el terrorismo en Siria desde el inicio del conflicto en este país.