El analista internacional Juan Luis González Pérez, considera que las discrepancias en las declaraciones de EE.UU. respecto a la toma de la ciudad iraquí de Ramadi se deben a que a Washington le está costando reconocer la pérdida de una ciudad tan importante.