Algunas buenas nuevas parecen llegar de Oriente,Israel y Siria estn negociando un acuerdo de pazbasado en la devolucin de los Altos del Goln ocupados por el estado hebreo en 1967, aunque supuestamente no hay ninguna condicin previa. Los contactos hasta la fecha son indirectos y estn auspiciados por Turqua. Una cosa est clara: no habr paz total si no hay devolucin total del territorio conquistado, masas de agua incluidas y sus aledaos en el Lago Tiberades, algo que hasta la fecha los invasores nunca han querido poner sobre la mesa. Pero al menos, todas las partes han reconocido que las conversaciones existen y eso ya es un avance significativo. Queda por ver la reaccin de EEUU quien, al menos a priori, debe estar bastante enfadado porque Siria, recordemos, es un pas miembro del eje del mal con el que no hay que hablar, sino doblegarlo o directamente eliminarlo.No es la primera vez que, desde la Conferencia de Madrid, existen contactos ms o menos secretos, pero su publicacin puede significar algn tipo de avance significativo frente a otras ocasiones. La esperanza es lo ltimo que se pierde.

Por otro lado, esta vez con la mediacin de Egipto,avanzan las negociaciones para lograr un alto el fuego en Gaza. El Cairo ha anunciado un principio de acuerdo aceptado por Israel sobre la base del cese de incursiones israeles y el lanzamiento de cohetes caseros, la liberacin de Gilad Shalit a cambio de prisioneros palestinos y la apertura de los pasos fronterizos. La novedad del proceso es el reconocimiento implcito de las partes, primer paso para una paz que, como es lgico, debe firmarse no con los amigos, como parece pretender Israel, sino entre enemigos. Parece pues que al fin se estn teniendo en consideracin los mltiples ofrecimientos de Hamas siempre rechazados por los ocupantes.

Por ltimo, gracias al buen hacer de la Liga rabe en Doha, se ha logrado consensuar untexto de salida a la crisis existenteentre el gobierno proamericano y los grupos shies y cristianosque se oponen a entregar la soberana del pas a los enemigos externos seculares de Lbano. Se formar un gobierno de unidad nacional en el que, como peda la oposicin, tendrn el poder de veto que tan insistentemente se les ha negado y una representacin ministerial bastante mejorada. La ley electoral, otro punto de friccin al no reconocer un peso proporcional al de la poblacin chita, va a revisarse adoptndose la de 1960, mucho ms ecunime que la actual. Visto framente,el acuerdo supone una victoria importante para Hezbollah y sus aliados, pero aleja cualquier amenaza de una nueva guerra civil en el sombro panorama libans.

Aunque la paz en la regin es ms voltil que el precio del petrleo, no cabe duda de que son esperanzadoras noticias. La excepcin es el proceso postAnnapolis, que prcticamente puede darse por muertodefinitivamente tras la ltima gira de Bush y su inquebrantable adhesin al imperialismo sionista basndose en cuentos y leyendas tpicos de integristas analfabetos. Abbas vuelve a hablar nuevamente de dimisin si no se consigue pronto un acuerdo satisfactorio.