Rusia sigue dando ayuda militar a Siria para luchar contra el terrorismo de EIIL (Daesh, en árabe).

Así lo afirmó el presidente ruso Vladimir Putin, en la cumbre de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) en Dusambé, capital de Tayikistán.

Agregó que es imposible derrotar a los terroristas sin cooperar con Damasco. El mandatario ruso así rechazó las acusaciones de que el apoyo de Moscú al presidente Bashar al-Asad, ha provocado una marea de refugiados. Afirmó que sin el apoyo de Moscú, la situación de los inmigrantes que se dirigen a Europa, habría sido peor.

Aborda este tema el analista internacional, Juan Luís González Pérez, desde Cádiz, España.

aaf/mrk

aaf/mrk