Según el NYT, Obama culpa a los republicanos y a Hillary Clinton del programa para entrenar a los «rebeldes» sirios. Reconocen que ahora sólo tienen a 4 o 5 milicianos trabajando para ellos y que los demás han sido eliminados por el Estado Islámico o por el frente Al Nusra (al Qaeda). También afirman que la estrategia de armar a grupos antigubernamentales ha fracasado igualmente, ya que habitualmente se han pasado con armas, hombres y equipo al bando terrorista. Son unos auténticos genios. A ver qué se inventan ahora… Todo ello en el contexto del aumento imparable de la presencia militar rusa, e incluso con la posibilidad de la participación china sobre el tapete.