La presencia delbuque insignia de la VI Flotaen el puerto de Poti para supuestamente llevar ayuda humanitaria a Georgia cuando quien ms la necesita es Osetia del Sur, no es balad. Como tampoco lo es la eleccin del puerto de Poti para el atraque. Hasta la fecha los norteamericanos haban evitado en gran manera coincidir con barcos rusos para evitar provocaciones, sin embargo, en esta ocasin han fondeado en un puerto controlado por Rusia. Los motivos? Parece ser que lanzar un mensaje a los georgianos y al mundo de que no van a dejar que su tradicional enemigo se extralimite en lo firmado en el acuerdo de paz, ya que Poti no puede ser considerado bajo ningn concepto como zona de seguridad o zona tampn alrededor de Osetia y Abjazia. Conscientes de ello, los barcos de la Flota del Mar Negro han dejado atracar al USS Mount Whitneyun da despus de que responsables del Kremlin afirmaran quedescartaban acciones militarespor la presencia de una flotilla de la OTAN en la regin aunque continuarn ejerciendo labores de inspeccin de cargas.

No obstante, es probable que lleven el tema ante la ONU a fin de mes, ya que la presencia militar de pases no ribereos en el Mar Negro est condicionada tanto a un tonelaje determinado, como a un periodo de estancia que no puede superar los 21 das, tal y como reconoce la Convencin de Montreux, tiempo ms que suficiente para descargar la ayuda humanitaria no creen?

Pero Rusia va a responder a esa presencia con el envo de una flotilla a aguas americanas. Aprovechando las invitaciones de Venezuela, en noviembre cuatro barcos rusos con unos mil soldados arribarn a las costas bolivarianas y caribeasen una accin que puede crear un nuevo precedente no deseado para Washington, quien acaba de revivir a la IV Flota de su ejrcito para amedrentar a los pases izquierdistas de la regin, considerada siempre como su patio trasero.

Seguimos jugando a los barquitos…