El documental pone de relieve la implicación directa de EEUU y la CIA en el proceso “revolucionario” de Kiev y la posterior guerra en el Donbás. Oliver Stone rechaza la versión de una “rebelión popular” y habla abiertamente del uso de neonazis como fuerza de choque de EEUU en Ucrania.

 

Compartir

Deja un comentario