Por primera vez, el movimiento palestino HAMAS, abandona la postura de querer la muerte de Israel.

HAMAS reconoce la creación de un Estado palestino con las líneas fronterizas que estaban trazadas antes de la guerra de 1967, es decir, con el territorio acordado y delineado por la famosa línea verde bajo acuerdo internacional del Armisticio de 1949, orquestado y dirigido por las Naciones Unidas.

Si se respetan esas líneas en el mapa, habrá Estado palestino, con capital en Al-Quds (Jerusalén) y entonces habrá paz, ‘HAMAS considera el establecimiento de un Estado palestino totalmente soberano e independiente, con Jerusalén como capital sobre las líneas del 4 de junio de 1967, con el retorno de refugiados y desplazados a sus hogares de los que fueron expulsados como fórmula de consenso nacional’, explica Jaled Mashal, el exlíder político del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS), en una conferencia organizada en Catar, sede del movimiento en el exilio.

Esto implica un giro casi de 180 grados cuando la carta fundacional de esta agrupación desde que se creó en 1987, exige, pretende, desea y promete establecer un Estado palestino que borre del mapa a Israel. De hecho en su carta fundacional, publicada el 18 de agosto de 1988, HAMAS deja claro su hostilidad contra Israel e insiste en la lucha mundial contra los judíos.

HAMAS explica que el pilar de su cambio se debe a que en la revisión de su carta, encuentra que el conflicto con Israel tiene un carácter político y carece de base religiosa frente al pueblo judío. HAMAS lo que quiere, es que Israel devuelva los pequeños territorios que se ha apropiado, invadido y ocupado con lujo de fuerza y arbitrariedad, para que se respeten entonces las fronteras como tal como lo habían acordado las Naciones Unidas en el armisticio de 1949, tratado que fue vulnerado justo con la guerra de los seis días en el 67.

Con esta postura se acerca más a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), del presidente Mahmud Abás. La postura de HAMAS que a simple vista promueve un pequeño rayo de esperanza, tiene también sus detractores. Ha sido inmediatamente criticada por otro grupo palestino poderoso: la Yihad Islámica de Palestina, movimiento que acusa a HAMAS de dañar los objetivos compartidos de la liberación de Palestina.

La Yihad Islámica Palestina, cuya rama militar ha participado en muchos ataques contra Israel, establece a diferencia de HAMAS, que nunca abandonará su objetivo: destruir a Israel, y reemplazarlo por un Estado palestino.

Hay muchas preguntas que hacer: ¿Por qué HAMAS cambia de postura, a qué se debe este cambio, y si esto no reconoce aprioris, la formación de dos Estados? Al cambio de postura de HAMAS, también ha reaccionado Israel. La respuesta israelí fue que la decisión de HAMAS es ‘una cortina de humo’ que no representa ningún cambio real.

Desde el gabinete del primer ministro, Benyamin Netanyahu, se insistió que ‘HAMAS continúa preparando la guerra contra Israel. Han excavado túneles para el terrorismo y han lanzado miles de misiles contra civiles israelíes’, aseveró un portavoz del jefe del gobierno del régimen israelí.

¿Con esta respuesta Israel muestra espíritu por la paz o por la guerra? Esta y más preguntas en el capítulo de esta noche.

En ‘Detrás de la Razón’, preguntamos. Apoyamos la idea de justicia en cada quién y cuestionamos todo. Los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México a las 12 y Colombia, una de la tarde. Con la colaboración desde Cádiz del analista internacional Juan Luis González Pérez y desde los estudios de Madrid del abogado internacionalista José Luis Urosa.

Por: Roberto de la Madrid.

Compartir

Deja un comentario