A pesar de la indiscutible y progresiva secularización de la población española, el poder de la iglesia católica no hace sino aumentar en todos los ámbitos. Sus sectores más reaccionarios han logrado de facto invalidar el artículo 16.3 de la Constitución que consagra la aconfesionalidad de nuestro país y han frenado todas las tentativas de avance hacia unas relaciones iglesia-estado acordes con los sentimientos reales de la sociedad. Analizamos estos y otros temas con Paco Delgado, presidente de Europa Laica, Iñaki Gil de San Vicente y Marat, de Espacio Encuentro Comunista. Conduce Juanlu González, de Bits Rojiverdes.

Marat blog: “La barricada cierra la calle pero abre el camino
Paco Delgado: Laicismo

Recomendaciones literarias de Gilo:

Christopher Hitchens: Dios no es bueno. Alegato contra la religión. Edt. Debate, Barcelona 2008
Richard Dawkins: El espejismo de Dios. Ediciones Espasa. Barcelona 2011
Pepe Rodríguez: Mentiras fundamentales de la Iglesia Católica. Ediciones B, Grupo Zeta. Barcelona 1997.

Compartir

4 Comentarios

  1. la religión desaparecerá de la tierra cuando desaparezca la humanidad. Nació con ella y con ella morirá porque ella si que es una necesidad del corazón humano.Toda ideología o proyecto político que pretenda acabar con ella está destinada al fracaso

  2. Como atea de nacimiento que soy, coincido básicamente con las opiniones de los participantes del programa.
    Pero leyendo el comentario de María Lourdes, reconozco que es cierto que hay muchas personas que son creyentes, que tienen una fuerte necesidad de creer en dioses y no siempre esa necesidad se debe a la educación o capacidad intelectual, y de la misma manera que los ateos tenemos derecho a ser libres de la opresión religiosa, los creyentes deberían ser libres de practicar su fe, pero sin imponerlo desde el estado
    Me hubiese gustado que hubiesen invitado a algún creyente que estuviese de acuerdo con que la Iglesia se autofinancie y está separada del estado, para que las religiones no se entrometan en decisiones personales como son la sexualidad o el aborto, y que apostemos por sentirnos libres y cómodos coexistiendo unos con otros, respetando las creencias que son cuestiones personales de cada individuo, y a lo mejor una idea así, podría ser mas aceptada por creyentes.

  3. Nadie quiere acabar con nada, siempre ha sido al contrario: la iglesia imponiendo su moral represora al resto del mundo aunque no fueran creyentes y apoyando a lo más abyecto de la clase política, casi siempre dictaduras y tiranías. Hay que separar iglesia estado con un gran abismo de por medio para siempre…

Deja un comentario