MANIFIESTO DE APOYO A LA CONSTITUYENTE VENEZOLANA

Solidaridad Internacional y Análisis Revolucionario (S.I.A.R.)

El gobierno estadounidense y sus corporaciones, están en guerra permanente contra los pueblos del mundo que ejercen soberanamente su independencia y libertad y que ponen los recursos naturales al servicio de sus propias poblaciones. Desde que Venezuela apostó con Hugo Chávez por la unidad frente al Imperio, este trató de acabar violentamente con los logros bolivarianos y con el ejemplo ilusionante que contagiaba a toda América Latina.

A pesar del acoso internacional a que está siendo sometida, Venezuela sigue resistiendo día a día y año tras año y, con ella, la eterna esperanza del ser humano en un mundo más libre y más justo. El pueblo bolivariano y su gobierno legítimo, presidido por Nicolás Maduro, sigue combatiendo como antes lo hiciera Chávez, los ataques fascistas ordenados por la oposición servil a los intereses de EE.UU., incapaz de acatar ni el orden constitucional ni el mandato popular. Esta oposición, mal llamada moderada, que ha destruido hospitales, incluso infantiles, universidades, escuelas, ministerios, innumerables bienes públicos, ha ocultado o destruido toneladas de comida y lo más doloroso: ha asesinado a decenas de personas, algunas de ellas quemadas vivas del modo más salvaje y vejatorio.

Este infierno obedece a un plan ya ejecutado con distinta suerte en Libia, Ucrania y Siria. Estados Unidos y la Unión Europea no quieren renunciar a su carácter colonialista y promueven y financian el golpismo y a una oligarquía deseosa de recuperar la capacidad de saqueo de las riquezas del país, algo que les arrebató la revolución bolivariana. Este diseño de guerra de última generación, va acompañado de la presencia ubicua y constante de la prensa tutelando una opinión pública cómplice o ignorante de los desmanes que los intereses imperialistas ejecutan, protegidos por la desinformación que el cerco mediático de los medios de incomunicación y destrucción masiva de la verdad.

Hermanos y hermanas de lucha internacionalista, Venezuela nos necesita ahora más que nunca, pero también Venezuela nos es más necesaria que nunca. Si el país resiste, la esperanza de los pueblos se hará mas fuerte y sólida. Ellos tienen la posición mas difícil. Venezuela y Siria son un faro que debe permanecer iluminando el camino hacia la derrota del imperialismo. Venezuela no es sólo nuestro deber solidario, es nuestro ejemplo primero de independencia en estos momentos. Si cae Venezuela, caeremos todos. Por LA CONSTITUYENTE como paso de progreso revolucionario, porque Venezuela es la víctima y el verdugo es el imperio y sus sicarios, porque la patria grande nos necesita, ningún principio revolucionario debe abandonarse. Nicolás Maduro y el gobierno legitimo y valiente de Venezuela son los garantes de la continuidad del proceso revolucionario.

¡Viva Chávez! ¡Viva Maduro! ¡Viva la revolución Bolivariana!

Puedes firmar tu adhesión en el formulario de esta página

 

Compartir

Deja un comentario