Nuevamente el presidente de Estados Unidos realiza una declaración de guerra al pueblo palestino y con ella a toda la humanidad. Una vez más viola el mandato de Naciones Unidas, las múltiples resoluciones emitidas por más de seis décadas, el derecho del heroico pueblo palestino y el Derecho Internacional, al designar a la ciudad de Jerusalén como capital de la entidad sionista de Israel y trasladar la sede de la embajada de EE.UU. a esa ciudad.

La declaración del presidente Trump se inscribe en la lógica colonialista e imperialista de Estados Unidos. Desde la caída de los países del Este, todas las administraciones estadounidenses, tanto demócratas como republicanas, han aumentado su potencia militar y han expandido distintas formas de guerra por todo el planeta. La impunidad de Estados Unidos y la connivencia de los países aliados, especialmente de Europa, así como de las monarquías árabes, hacen posible una nueva fase de esta Guerra Mundo.

Desde el Frente Antiimperialista condenamos la decisión adoptada por el gobierno estadounidense. Consideramos que esta declaración es una nueva agresión al derecho del pueblo palestino a su amada tierra con Jerusalén Oriental como su capital.

Durante años, la entidad sionista de Israel ha ejercido de potencia colonial, ha sido el gendarme de toda la zona y practica con el pueblo palestino un apartheid comparable al que tuvo lugar en Sudáfrica: se apropia de sus tierras, destruye sus casas, encarcela y asesina a los jóvenes que se resisten a la ocupación, trata, por todos los medios, de expulsar a la población palestina de Jerusalén y practica una limpieza étnica sin precedentes en toda la historia de la humanidad, en clara violación de todos los tratados y con la connivencia hipócrita del bloque hegemónico atlantista y sus satélites. Además, resulta una amenaza para toda la región como único poseedor de armas nucleares.

La decisión de Trump responde a su vez a la cada vez mayor influencia de la entidad sionista de Israel en el Mundo. No existen diferencias significativas entre los intereses Estadounidenses y los sionistas por la hegemonía en el planeta. Desde el Frente Antiimperialista denunciamos también esta influencia sionista en el gobierno del Estado español y sus distintas administraciones, que quedó evidenciada el 6 de noviembre, cuando la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, entregó la llave de Oro de la ciudad al presidente israelí Reuven Rivlin y sin embargo no entregó las llaves al presidente palestino Mahmud Abbas.

Repudiamos la pusilánime subordinación del gobierno español en política exterior y condenamos el aliento que se le ha dado a la agresividad sionista.

Estamos ante un nuevo atentado al Derecho Internacional por parte de EEUU, que no sólo aumentará la tensión en la zona, sino que anticipa un incremento de la escalada bélica en todo el mundo. Según el Derecho internacional, Jerusalén Oriental (incluida la Ciudad Vieja y sus lugares sagrados) no son legalmente parte de Israel; la comunidad internacional no reconoce la soberanía de ningún país en cualquier parte de Jerusalén.

Cualquier ser humano que ame la paz, no puede dejar de levantar la voz contra el imperialismo, en solidaridad con el pueblo palestino y su derecho a luchar por la recuperación de su tierra, su derecho al retorno y a la capital de su estado en Jerusalén. No podemos callar ante un nuevo acto criminal cuya trascendencia para la región y para el mundo no podemos imaginar todavía.

Desde el Frente Antiimperialista denunciamos y condenamos esta nueva declaración de guerra del imperialismo. Nuestro deber internacionalista está del lado de los derechos de los palestinos a recuperar su tierra.

El Frente Antiimperialista manifiesta así mismo que la decisión de EE.UU. debe considerarse un criminal premio de consolación a la entidad sionista que ve cada día como su estrategia de construir un Gran Oriente Medio capitaneado por Israel – compartida con el imperialismo euro-estadounidense y con Arabia Saudí – se desmorona ante la victoria incontestable de la Resistencia Árabe en Iraq, Siria y Yemen. El pueblo palestino resistirá, como lo ha hecho desde hace sesenta años, ahora con moral de victoria, porque hoy más que nunca Palestina es el corazón de la dignidad y la identidad árabe.

¡Jerusalén siempre será la capital de Palestina!

Frente Antiimperialista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.