Se prevé que para el 15 de octubre los milicianos se hayan retirado de la zona

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, han acordado expulsar a los milicianos de la provincia siria de Idlib y crear allí una zona desmilitarizada, recoge RIA Novosti.

“Decidimos crear una zona desmilitarizada de 15-20 kilómetros en la línea de frente entre la oposición armada y las fuerzas gubernamentales para el 15 de octubre de este año“, ha anunciado Putin.

Haremos junto con Rusia todo lo posible para eliminar a todos los grupos radicales de este territorio“, ha señalado Erdogan durante la conferencia de prensa después de su reunión con el mandatario ruso en Sochi. “Turquía y Rusia participarán en la coordinación de patrullas en este territorio” ha añadido el líder turco.

Según Erdogan, el acuerdo con Rusia sobre la situación en la zona permitirá de “prevenir la catástrofe humanitaria que podría ocurrir a causa de las operaciones militares”.

“No habrá una nueva operación militar en Idlib”

Los acuerdos sobre Siria alcanzados este lunes por el presidente de Rusia y Turquía implican que no habrá operación militar en Idlib, ha afirmado a los periodistas el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú.

Respondiendo a la pregunta de si Damasco está de acuerdo con este documento, el titular de Defensa dijo que las disposiciones del memorándum sobre la estabilización de la situación en Idlib, firmado después de las conversaciones entre Putin y Erdogan, se coordinarán con el Gobierno sirio “en las próximas horas”.

En opinión del analista internacional Juan Luis González Pérez, el acuerdo sobre Idlib podría salvar a Siria de nuevos bombardeos por parte de la coalición internacional.

La situación en Idlib

El bastión rebelde de Idlib es la última región siria no controlada por Damasco. La mayor parte del territorio de esa provincia da refugio a día de hoy a terroristas del grupo extremista Hayat Tahrir al Sham, de tendencia yihadista salafista. Tres millones de civiles permanecen en la zona.

En las últimas semanas, Moscú ha advertido reiteradamente de la eventual preparación de un falso ataque químico en Idlib, lo que proporcionaría a EE.UU. y a sus aliados una justificación para atacar a las tropas gubernamentales sirias.

EE.UU. y sus aliados bombardearon territorio sirio en abril, apoyándose en reportes nunca confirmados de un ataque químico en Duma, zona que fue posteriormente examinada por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas sin que detectara ningún agente nervioso.

Enlace original

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.