Las caras del agente de la CIA Guaidó y las del resto de lamebotas del imperio lo decían todo ayer por la tarde hora de Venezuela, su enésimo intento de desestabilizar al bolivarianismo había sido un completo fracaso. Salvo un pequeño incidente, cuando dos tanquetas fueron robadas por dos angelitos opositores que se lanzaron a atropellar a la gente que estaba en el puente de las Tienditas hasta llegar a Colombia, dejando tras de sí un reguero de heridos; algunos incidentes más en el puente Simón Bolivar con ataques desde Colombia que dejaron 42 chavistas heridos (2 de ellos de bala); y unos ataques de guarimbas en otras fronteras rápidamente controlados, poco más que reseñar. Algún camión quemado por los propios opositores en suelo colombiano para crear un falso positivo —como se observa claramente en las fotos— y eso es todo lo que pudo concitar la oposición en pleno y sus patrocinadores gringos para el día «D». Una verdadera ridiculez para lo que se temía.

Un guarimbero, desde Colombia, apagando el fuego del camión de ayuda «humanitaria» con gasolina ;)

Pero quien lea la prensa corporativa occidental encontrará algo bien distinto. Han creado una burbuja virtual para crear las condiciones para un golpe de estado y en ella no encontrará mas que relatos épicos que parecen redactados en la sección de deportes más que en la de informativos. Decenas de militares desertores, muchos de ellos acompañados de sus familias. Batallas campales en las fronteras con numerosos muertos y sólo la constatación de un hecho real, que los «voluntarios» que acompañaban a los camiones en Las Tienditas no estaban preparados para hacerlos entrar en Venezuela por la fuerza. ¿Pensaría el hooligan-periodista que necesitarían tanques o apoyo aéreo?

Nada que decir de las decenas de miles de personas que, desde horas tempranas de la mañana, corrieron a defender la integridad de sus fronteras del intento de violación que podrían sufrir a manos de los mercenarios de los gringos. Nada que decir del ambiente festivo que se respiraba en sus inmediaciones, del ambiente revolucionario de estos voluntarios. Nada de las manifestaciones de Caracas… El fracaso de los agresores es la victoria de un pueblo alzado de manera permanente contra la guerra, contra la pérdida de soberanía, contra el colonialismo. De eso no dicen nada, se les caería el frágil andamiaje con el que han construido un relato de mentiras y falsedades.

Pero la mascarada en general se las traía. Tener a Iván Duque de Colombia, a Sebastián Piñera de Chile y a Mario Abdo Benítez de Paraguay en un gabinete de crisis permanente, dentro de una especie de búnker de paredes de ladrillo visto, acompañando a Guaidó para meter por la fuerza a 14 camiones de supuesta ayuda humanitaria gringa es uno de los actos más ridículos a los que pudiera verse abocado un presidente. Imagino que todos ellos recibirían órdenes de su amo Trump para jugar a este lamentable papel. No se puede dar peor imagen. Deberían pensar en dimitir todos irrevocablemente por su supina idiotez y su carencia de autonomía y de sentido común.

Las caras de la derrota

La otra pieza clave del acto de desestabilización fue el concierto celebrado en Cúcuta, al otro lado del puente de Las Tienditas, para conseguir dinero para más ayuda humanitaria (creo que se habían dado cuenta de que 14 camiones no dan ni para abastecer a un supermercado mediano). Un elenco de millonarios músicos en manos de multinacionales prestaron su voz —algunos tienen hasta poca— para que un promotor multimillonario organizara un sarao para recaudar algunos dólares más para derrocar a la revolución bolivariana. Y, para colmo de sus males, fue un fracaso memorable de público.

Ya henos visto muchas operaciones similares y tiene una fácil explicación: como el mensaje de Trump y sus piratas del Caribe, no cala en toda la sociedad, es necesario buscar la manera de envasarlo para que penetre en mentes que, a priori, no comulgan con los mensajes de la ultraderecha. Así que, nada mejor que unos ídolos musicales —vendidos a las multinacionales, eso sí— para hacer el trabajo sucio.

Pero la red no perdona. Enseguida han sacado las contradicciones de esos músicos y han dado al traste con su burda propaganda. A ninguno de ellos los hemos visto recaudar fondos para las familias de los miles de desaparecidos en el narco estado colombiano, ni tan siquiera para los centenares de activistas por los derechos humanos asesinados con la complicidad del gobierno de Bogotá en los últimos tiempos, ni tampoco para la desnutrición infantil que asola regiones de Colombia, ni por la tragedia de Haití de estos mismos días. Y, por supuesto, tampoco por las decenas de miles de desahuciados en España. Su conciencia tiene el tamaño de una billetera.

Así pues, la afrenta del 23 de febrero, un día la mar de apropiado para un golpe de estado, quedó sólo en eso, en un nuevo fracaso de la oposición fascista y en un ridículo de los presidentes de Cártel de Lima. El golpe se desinfla irremisiblemente…