Me ha llegado este artículo enviado por el compañero ecuatoriano, Jorge Armando Zambrano Chumo, en nombre del analista e investigador César García, con el ruego de su publicación en los Bits. Espero que os guste.

Por: César García*

A estas alturas de los acontecimientos convulsos que se producen en la arena mundial, y muy especialmente en América Latina, la Venezuela bolivariana no está exenta de ese torbellino de genocidio y rapacidad que ejecutan con bastante insania e impunidad las bandas terroristas y ladronas del imperio sionista, asentada en EEUU.

Es sabido que estas pandillas globales financieras que dominan casi todo el mundo, con un vil sistema bancario delineado de acuerdo a sus intereses y necesidades y que saquea los grandes recursos naturales, son poderosos grupos de poder internacional que nacieron, crecieron y se multiplican en base a la destrucción infame de las economías de los Estados y pueblos, donde imponen sus lineamientos de robo y muerte.

Centrado nuestro visor analítico, nuestra visión geopolítica en esa realidad concreta, desembocamos en la conclusión objetiva de lo que actualmente está ocurriendo en la patria de Bolívar, es parte de una criminal política diseñada por esa poderosa mafia monetaria de cobertura universal mencionada líneas arriba, que desea a toda costa derrumbar un proceso revolucionario de cambios sociales, que iniciara el líder socialista Hugo Chávez. Esa es la plena verdad.

Por eso no es nada extraño y fortuito, que desde que se iniciara la Revolución Popular Bolivariana en 1999, el imperio sionista basado en EEUU, no ha escatimado tiempo, armas y dinero en quebrar el Estado venezolano revolucionario. Son muchos los atentados y acciones ilegales de factura criminal, que se ha implementado en Venezuela, con la torpe esperanza de poner de rodillas a una digna y soberana nación. Craso error de esos villanos del hurto y el crimen.

En razón de que todos sus maniobras de golpes de Estado fallidos, actividades desestabilizadoras y llamados a sublevaciones militares, para quebrar la institucionalidad constitucional han fracasado rotundamente, la gavilla delincuencial y elitista de EEUU, opta por otra vía. El formato económico-financiero. Aunque este esquema cobarde, ya lo emplearon. Pero ahora, con toda su furia y vileza. Ajustando más las tuercas. Burlándose y rompiendo la ley internacional. En este contexto de guerra no declarada de EEUU contra el pueblo venezolano, se inscriben las embestidas económicas, comerciales y financieras del sindicato terrorista globalista que rige al país del Norte, en los recientes años. Y profundizados en los últimos meses.

Feroz guerra económica imperial contra Venezuela

Como decíamos, el imperio sionista asesino de EEUU, incrementa su furia económica contra el socialismo bolivariano, que se está construyendo con mucho sacrificio y lucha en Venezuela. Entre esas medidas dementes está el congelamiento de 7.000 millones de dólares en activos de Citgo ( filial de PDVSA), que opera en territorio estadounidense.

Otras acciones absurdas del Gobierno yanqui fueron las sanciones que impuso contra la empresa minera estatal MINERVEN, inmovilizando sus activos y prohibiendo todo tipo de transacción financiera con esta.

Pero en esta cruzada internacional de agresiones contra la República Bolivariana de Venezuela, no solo participa el monstruo del Norte (EEUU). También dispara su odio e infamia, la colonialista monarquía del Reino Unido , al oponerse vulgarmente a la entrega de $1,200 millones en oro del Banco de Inglaterra .Un verdadero, vil y colosal robo. De este Estado insular europeo, no hay que sorprenderse. Es una organización política, que tiene una inmunda trayectoria histórica en rapiñas, genocidios, cinismo, como su hermano gemelo de EEUU. Por eso siempre ha apoyado los latrocinios y barbaridades que comete la República monrroista de Norte América. Y en este caso muy especial y concreto, sobre Venezuela, de ninguna manera sería la digna excepción.

En esta campaña de guerra no convencional contra Venezuela , no solo estas 2 nauseabundas Potencias imperiales –instrumentos repulsivos de la Elite Global Sionista– ejecutan sus perversas armas de todo tipo contra una República democrática que decidió ser libre y construir su desarrollo con sus propias herramientas, recursos naturales y con el gran aporte de su pueblo: Su inteligencia, lucha y patriotismo. También en esta canallada internacional, palpita y brilla el servilismo de muchas naciones de América Latina. Espectáculo bastante bochornoso y abominable.

Perú, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá, etc son las neocolonias y feudos aborrecibles que acatan las directivas humillantes de sus amos: La mafia mundial genocida, asentada en EEUU. Bastante asqueroso esta servidumbre política en el continente americano. Muy despreciable la actitud del «GRUPO DE LIMA» que es, a todas luces, una gavilla de rufianes y siervos sin ética popular y patriótica.

Nadie niega la situación difícil y fuertes carencias que existe en Venezuela. El gran desabastecimiento y elevado costo de los productos de primera necesidad. Fenómeno lamentable provocado por la derecha empresarial golpista. Lo mismo que la elevadísima cotización del dólar, muy por encima del Bolívar. Acción criminal aplicada por la Reserva Federal de EEUU (FED) para quebrar la moneda venezolana. Triturar el sistema financiero de la nación petrolera. Y hacer colapsar la sociedad venezolana. Y consiguientemente su sistema político soberano y popular que están construyendo.

En este clima de desestabilización y agresividad permanente contra el Gobierno de Venezuela y su combativo pueblo, es incoherente y absurdo decir que no existe un feroz TERRORISMO ECONOMICO – FINANCIERO, contra la patria de Bolívar y Sucre. Es cierto que el proceso revolucionario que se lleva a cabo en el país caribeño tiene falencias muy marcadas. Y errores muy cuestionables. Como el excesivo burocratismo insípido que socava una democracia revolucionaria y popular. Lo mismo que el nocivo reformismo que debilita un sistema social de hondos cambios. Las transformaciones tienen que ser profundas en los campos económicas- financieros, donde el enemigo imperial ataca con toda su saña. Promover y auspiciar en toda su extensión la agricultura urbana y rural. Lo mismo que la ganadería, la pesquería, las manufacturas. Desarrollar en toda su extensión e intensidad una ECONOMIA POPULAR. Las EMPRESAS POPULARES. Las cooperativas de producción y de crédito. Las COMUNIDADES ECONOMICAS Y FINANCIERAS. Esto en el campo interno. En territorio venezolano. Y en el plano internacional constituir, junto a Potencias como Rusia y China y demás naciones que deseen ser soberanas y prósperas, un BLOQUE BANCARIO GLOBAL, que sea un contrapeso y contragolpe a la red mafiosa monetaria mundial (FMI, BANCO MUNDIAL, FED, ETC.) que manipulan los mercados financieros del planeta. Y devastan las economías desunidas del TERCER MUNDO. Y, por supuesto, sepultar en los intercambios comerciales y transacciones financieras el dólar, por ser esta moneda como un garrote en los países.

El imperio vampiresco clava todos sus colmillos en la economía venezolana

En razón de que el imperio yanqui, hasta el momento no ha podido doblegar al Gobierno revolucionario y su pueblo, es ahora que adopta otras acciones mucho más crueles y viles: EL BLOQUEO ECONOMICO TOTAL contra todos los ciudadanos de ese país soberano. Una verdadera, cruel y masiva violación los derechos humanos.

En ese camino de odio y brutalidad contra un pueblo, las fuerzas más oscuras y salvajes que dominan la política y finanzas de EEUU, con Trump como títere, ajustan más los tornillos de la maquinaria de asfixia económica contra Venezuela.

Recientemente , hemos visto como el inquilino y marioneta de la cruenta élite sionista –amos de EEUU– mediante una orden ejecutiva que ha firmado , pretende destruir un gobierno y sociedad bloqueando todos sus activos en territorio estadounidense. Ejecutando un gigantesco y repulsivo robo de sus propiedades. De sus cuentas bancarias. De su dinero, que como todo Estado soberano y popular utiliza para sus proyectos y planes en beneficio de su población.

No hay duda, que el Estado más bandido e hipócrita del planeta (EEUU) quiere acabar con la República constitucional de Venezuela. No le importa para nada, la hambruna y enfermedades que puede acarrear su reciente golpe macabro contra los venezolanos. Puesto que su Orden Ejecutiva promotora de un insano terrorismo económico, se extiende al terreno extraterritorial, prohibiendo hacer negocios con el régimen de Nicolás Maduro fuera de Estados Unidos. De tal modo que si una empresa extranjera tiene una cuenta bancaria en U.S.A, esos activos hoy pueden ser confiscados. Cualquier país que ayude a la nación bolivariana a hacer operaciones comerciales, sufrirá fuertes sanciones por el arrogante imperio yanqui.

La Unión Europea, también dirige sus baterías de agresiones contra el país petrolero. Este bloque comunitario siempre servil a Washington, prohíbe a los ciudadanos y empresas europeas aportar asistencia técnica o servicios de corretaje, así como financiación o ayuda financiera. En Junio pasado la prensa seria informaba que un banco portugués bloqueó fondos venezolanos destinados a comprar semillas y fertilizantes. Más de 6.000 millones de euros en los bancos de Europa ,están bloqueados ,declaró el Ministro del Poder Popular de Relaciones exteriores, Jorge Arreaza.

La embestida financiera del imperialismo y la Unión Europea contra Venezuela es bastante miserable y asqueroso. A finales de Mayo, el Embajador de Venezuela en Rusia Carlos Rafael Faria Tortosa señaló que entre los bancos que congelaron los fondos venezolanos están el Novo Banco de Portugal, dos bancos del Reino Unido, tres de EEUU, dos de Bélgica, uno de Francia, así como otros 41 bancos e instituciones bancarias en 17 países. Un abominable saqueo a la nación llanera.
Con todo este panorama de inmenso hurto de los recursos monetarios de la República Bolivariana por parte del imperio sionista y su círculo político servil (Unión Europea), ya nadie pone en duda, que existe un incesante salvajismo económico contra un país. Contra todo «un pueblo que su único pecado fue ser libre. Ser soberano y construir su destino con su sólido patriotismo y amor infinito a la justicia social», tal como lo señala con mucha convicción democrática y humanista la distinguida Dra. venezolana Bárbara Castillo.

“Las tormentas nunca podrán deshacer una alta montaña .Las golpean, pero las limpian y fortalecen para vencer. Para ganar. Y Venezuela, mi patria, es una imponente y combativa montaña que conquistará la victoria más contundente jamás vista contra sus enemigos», recalca con mucha emoción y fe en el porvenir, la gran letrada bolivariana.

Venezuela se configura como el país con mayores reservas de petróleo, ya que, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), tiene el 20% del total mundial, al que hay que añadir algunos otros minerales como hierro de alta calidad, bauxita, oro, diamantes y torio, además de sus enormes reservas de coltán, que es el nuevo “oro azul”, del que posee reservas valoradas en más de 100.000 millones de dólares. El coltán es el mineral que se utiliza para fabricar los componentes clave de los teléfonos móviles, tabletas, teléfonos inteligentes y la gran mayoría de los dispositivos electrónicos. Y toda esa gigantesca y apetecible riqueza, la élite mundial lo quiere arrebatar completamente.

Las sanciones del Departamento del Tesoro de EEUU contra el Banco Nacional de Desarrollo de Venezuela (BANDES), Banco Central de Venezuela y el Banco Bicentenario están orientados a provocar un colapso total de la estructura financiera de la nación sudamericana. El asalto de instituciones bancarias europeas a los fondos y recursos monetarios de la República bolivariana es condenable. El banco Clearstream de Inglaterra se quedó con títulos de deuda pública por 517.088.580,00 dólares. El Euroclear y Banque Emi (ambos de Bélgica) también “represaron” (apropiarse indebidamente, robar) 140.519.752,26 de dólares en títulos de deuda y 53.084.499,92 de dólares en efectivo. El francés Delubanc le puso también represa a 38.698.931,70 de dólares. Por su parte, los bancos estadounidenses Sumitomo, Citibank y Unión Bank se adueñaron de 507.506.853,37, 458.415.178,49 y 230.024.462,00$ respectivamente.

El pasado 3 de mayo fue publicado un nuevo informe del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por su sigla en inglés), elaborado por los economistas Mark Weisbrot y Jeffrey Sachs.

La publicación (que se puede descargar de manera completa aquí), transforma el bloqueo y la guerra económica en vidas humanas y encuentra que “las sanciones económicas implementadas por el Gobierno de Trump desde agosto de 2017 han causado decenas de miles de muertes y están empeorando rápidamente la crisis humanitaria”. “Esto es ilegal de acuerdo al derecho estadounidense, al derecho internacional, y a los tratados que Estados Unidos ha firmado. El Congreso debería hacer algo para detenerlo”, dijo Mark Weisbrot, codirector de CEPR y coautor del informe.

“Habitualmente se culpa al Gobierno de Venezuela de la totalidad de la crisis económica del país (…) Pero es mucho más que eso. Las sanciones estadounidenses apuntan deliberadamente a destruir la economía venezolana y, por lo tanto, conducir a un cambio de régimen. Es una política infructuosa, despiadada, ilegal y fracasada que causa graves daños al pueblo venezolano”, dijo Jeffrey Sachs, coautor del documento.

Las consecuencias en vidas perdidas por culpa directa del bloqueo fueron estimadas por el CEPR en más de 40.000 personas muertas entre 2017 y 2018 y se estima que la situación podría empeorar de mantenerse la situación en 2019. ¿Todavía existen dudas de que la situación económica difícil en Venezuela es culpa del brutal bloqueo y guerra sin piedad contra toda una nación orquestada por el más infame y primitivo imperio de todos los tiempos? Esperemos que no sea así.

A principios de este año un total de $ 39 millones destinados para la compra de alimentos y medicinas fueron devueltos por el sistema financiero internacional a Venezuela como parte de la guerra económica contra la nación suramericana la cual es apoyada por la oposición fascista de ese país.

“Debido al inhumano cerco, avalado por la oposición nacional, la tercera semana de noviembre fueron devueltas 23 operaciones en el sistema financiero internacional en 39 millones de dólares para alimentos, insumos básicos y medicamentos”, aseveró el presidente de la Comisión del Poder Público de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Pedro Carreño.
El diputado socialista denunció que la actual coyuntura económica en Venezuela es generada por esos grupos de extrema derecha para generar zozobra y provocar un caos social que conlleve a un golpe de Estado contra el presidente del país, Nicolás Maduro.

Cuestionó que a pesar de que Venezuela haya cancelado más de 70 mil millones de dólares en deuda, las agencias calificadoras de riesgo pretenden declarar al país en supuesta bancarrota y agregó que ese ataque forma parte de la agenda golpista para ahuyentar la inversión extranjera en el país. ¿Más argumentos y evidencias para corroborar el terrorismo económico y político, impulsado y auspiciado por la banda de facinerosos imperialistas contra el pueblo Chávez y Miranda? pues ya no lo creo. El poder económico fascista digitado desde Washington y New York por los círculos bancarios y energéticos más reaccionarios, deliran sin cesar por ahorcar definitivamente una Revolución social y participativa.
El encargado de negocios en Ecuador del Gobierno venezolano, Pedro Sassone, afirmó que hay más de 140.000 millones de dólares de su país bloqueados en bancos en el extranjero.

En una rueda de prensa desarrollada en la sede diplomática en Quito, Sassone consideró que «los flujos migratorios de venezolanos no son más que la consecuencia de una guerra económica que quiere destruir a un país». Y opinó que se trata de una «estrategia pensada por los Estados Unidos para quebrar la base económica de Venezuela».

En la rueda de prensa, Sassone puntualizó hoy que «más de 140.000 millones de dólares han sido bloqueados» y señaló que esos fondos fueron «retenidos y congelados» por bancos extranjeros. «No puede ser que a Venezuela no se le permita comprar, que no se le permita transferir fondos para pagar los compromisos financieros y tampoco se le permita pedir financiamiento», criticó el funcionario bolivariano.

Y aseguró que la economía del país está en su capacidad de responder y recuperarse en función de sus propios recursos. Sassone agregó que, si la comunidad internacional está preocupada por la situación financiera de Venezuela, se deben desbloquear los recursos para recuperar la economía.
Como se puede apreciar esta inmunda oligarquía global es la que siempre ha creado y crea severas crisis en todos los aspectos para los países que no se someten a sus designios criminales. Es una repulsiva cleptocracia internacional que saquea las riquezas naturales y recursos económicos de las naciones. Siempre lo han hecho. Lo hicieron con Afganistán. Con Libia, al cual robaron sus reservas internacionales de 200 mil millones de dólares. También con Cuba, cuando el triunfo de la revolución socialista de Fidel y el «Che» Guevara era inminente y, al fin, se instaló en 1959, el general servil al imperialismo Fulgencio Batista huyó a EEUU con su familia hurtando millones o miles de millones de dólares de las arcas del Estado cubano, que hasta ese entonces era una abyecta colonia yanqui.Y más aún con el cobarde y genocida bloqueo económico, comercial y financiero que le ha impuesto a este paÍs caribeño desde 1960, el imperio de U.S.A., que ha ocasionado astronómicas perdidas y cuantiosos daños materiales estimados en unos 933.678 millones de dólares. Pasa lo mismo con Siria, al cual las potencias del saqueo y el crimen global han castigado con una cruenta guerra que ha infligido inmensos daños estimados en 388 000 millones de dólares ,según la Comisión económica y Social de la ONU para el Oeste de Asia (ESCWA, siglas en inglés) en su informe «Syria, 7 years at war» presentado el año pasado. Aparte de las despiadadas sanciones económicas contra el país levantino. Está también el duro cerco económico contra la República Islámica de Irán. Bloqueando las transacciones financieras, así como la venta de oro y otras materias primas, entre otras insanas medidas de agresión a esta nación persa. Y lo que no podía faltar: el más infame y desalmado bloqueo contra Venezuela. Durísimo asedio financiero internacional que ha significado una gran pérdida de 350.000 millones de dólares en producción de bienes y servicios entre 2013 y 2017, según un estudio realizado por la Unidad de Debates Económicos de CELAG (CENTRO ESTRATÉGICO LATINOAMERICANO DE GEOPOLÍTICA).


Planteado todos estos hechos concretos y situaciones objetivas, solo los desinformados y/o manipulados por la prensa ramplona imperialista , creen aún que el ambiente de adversidad y limitaciones económicas en Venezuela es fruto de la Revolución Bolivariana. Como lo señalamos al inicio de este artículo, este proceso de transformaciones socio – económicas, no es perfecto. Tiene errores y flaquezas muy pronunciados. Como es el nocivo reformismo. Y el abultado burocratismo, que socavan , desde luego, una democracia popular ,revolucionaria y participativa. Factores que engendran, fomentan y profundizan los actos de corrupción, que va contra la confianza y la moral de todo un pueblo. Y a esto hay que agregar la demora en ejecutar cambios profundos y sustanciales en el aparato económico – financiero. Desarrollar con mucha fuerza la producción en todas sus aristas. Y combatir a esa burguesía mafiosa y vende patria , que esconde los productos o dispara los precios de estos por las nubes. Derecha empresarial que hace uso de las viles herramientas económicas (la mas abominable: la especulación) para causar zozobra colectiva e inquietud generalizada en la población. Estrategias militares plasmadas en el campo psíquico popular. Los oscuros y desestabilizadores procedimientos de la guerra contra un pueblo. Centrados en el derrumbe emocional y desesperación de las multitudes. De la masa.

El senador ruso Konstantín Kosachov ha planteado una propuesta muy inteligente y digna a la comunidad internacional: imponer sanciones a Estados Unidos por sus severas restricciones económicas a Venezuela. Lo cual es extraordinariamente positivo, justo y necesario. Y sería, sin duda, una gran expresión de solidaridad concreta del mundo para con esta nación muy golpeada por un vil bloqueo. Una siniestra guerra económica.
«Es momento de que la verdadera comunidad internacional imponga sanciones por la coerción económica a actos políticos para complacer a las fuerzas externas», dijo el legislador al comentar la supuesta intención del Gobierno estadounidense de establecer un bloqueo marítimo de Venezuela.

Frente a este panorama, el gobierno bolivariano también debe implementar una agresiva contra ofensiva económica y monetaria contra esos actores que están minando la economía de un país. La salud de una república y un pueblo. Confiscar sus propiedades, sus bienes. Sus empresas y cuentas bancarias. Por que usan su poder económico como poderosas y perversas armas para destruir un país. Causar sufrimiento y dolor a una población. Y en el ámbito internacional, Venezuela debe y tiene que constituir junto a China, Rusia, La República socialista de Corea, Siria, Irán, Cuba, Bolivia, etc un sólido BLOQUE ECONOMICO-FINANCIERO Y MILITAR para contragolpear y ser un fuerte contrapeso a la insana política de las instituciones bancarias globales del rapaz imperio sionista, que como sádico vampiro succiona la energía de las economías desunidas del Tercer Mundo, con sus recetas devastadoras y sus empréstitos canibalescos. Y en sus intercambios comerciales realizar la venta de sus productos en sus propias monedas ,desprendiéndose del dolar, puesto que esta moneda imperial opera como una destructivo misil de las naciones pobres del globo. Y edificar una amplia y fuerte organización castrense internacional, para enfrentar cualquier eventualidad. Cualquier locura y barbaridad de las fuerzas nafandas globales , que ven amenazado su influencia, su poder malvado. Básicamente, ese terrorista circuito financiero mundial , que la banda sionista gansteril dirige y controla. Y a los pueblos de este planeta, a los intelectuales honestos y ciudadanos con moral social y universal, nos aguarda la noble y digna tarea de ejecutar un masivo boicot global contra los bienes y servicios de esta ELITE MUNDIAL FETIDA, que tiene como su base central de operaciones en EEUU, y que hace de la rapiña y el genocidio, la razón de su existencia. El centro de su placer y poder horripilantes.

* (investigador y analista)