escualidos

A veces a uno le da vergüenza ajena compartir estado con determinada suerte de individuos. Nuestro país se ha vuelto a destacar internacionalmente en su lucha contra la democracia en Venezuela. La derechona neocon local, quizá cansada de arremeter contra Cuba sin resultados visibles durante décadas, la ha tomado ahora con la revolución bolivariana. Y es que Venezuela ha sido la dinamizadora evidente del proceso de liberación de América Latina y, en buena parte, el soporte que el socialismo cubano necesitaba para sortear los años en los que el elevado precio del petróleo impedía destinar los fondos disponibles a la mejora de las condiciones de vida de los habitantes de la isla.

El Partido Popular, el buque insignia del conservadurismo más casposo europeo, no contento con fomentar y apoyar el golpe de estado de 2002, ha sido elegido por la oposición venezolana para tratar de desestabilizar el proceso electoral y desprestigiarlo ante la opinión pública mundial. Así, Luis Herrero, el eurodiputado más afín a la ultraderecha de cuantos habitan la caverna, viajó hasta allí para verter su falaz propaganda fascista contra el estado venezolano y sus líderes contraviniendo flagrantemente normativas del país en una serie de actos que serían igualmente punibles en nuestro propio territorio.

Su línea argumental era de un simplismo aterrador, de una catadura intelectual digna de alumnos de primaria: la ampliación del horario electoral en dos horas más permitirá a los golpistas del gobierno cometer fraude amparados en la oscuridad de la noche. Este tipejo parece ignorar que la luz eléctrica, muy a su pesar, ya llegó a todos los rincones del imperio porque eso de que en él nunca se ponía el sol era sólo una pretenciosa metáfora. Simplemente PPatético. Pero lo peor es que Herrero consiguió lo que buscaba, su expulsión y su minutito warholiano de gloria.

Y ahora, la brunete mediática, se dispone a sacar punta al asunto. En el frente internacional desprestigiando todo lo posible a la enésima victoria de Chávez refrendada por los observaciones internacionales allí presentes e incluso reconocida por la oposición. En el interno, cargando contra el PSOE por no haber apoyado su chulesca actitud y haber entendido la decisión de expulsión del Consejo Nacional Electoral (que no del gobierno) de haberle expulsado de Venezuela. 

Como de costumbre, las críticas más feroces vienen de El Mundo —que se erige en portavoz de la oposición—, de la emisora de los obispos y del panfleto de su locutor mañanero, Federico Jiménez Losantos. En un ejercicio de puro regurgitar de la mala bilis que acumula en su interior en forma de apestosas egagrópilas del periodismo carroñero que practica, Jiménez ha afirmado en su blog sin recato que:

LUIS HERRERO HA SIDO EXPULSADO A PATADAS DEL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE CHÁVEZ POR AYUDAR A LOS DISIDENTES Y PRESOS DE CONCIENCIA QUE LUCHAN CONTRA LA INSTALACIÓN DE LAS ÚLTIMAS ALAMBRADAS DEL GORILATO. Y LO PRIMERO QUE ME HA DICHO –LUISHERRERIANAMENTE– ES QUE ÉL ESTÁ BIEN, QUE LOS QUE ESTÁN VERDADERAMENTE MAL SON LOS VENEZOLANOS, A LOS QUE EL GORILOSAURIO, CON LA SINIESTRA Y CORRUPTA COMPLICIDAD DEL DESGOBIERNO DE ESPAÑA Y EL SILENCIO DE LAS INSTITUCIONES QUE ESTÁN PARA CALLAR CASI SIEMPRE Y PARA HABLAR CASI NUNCA, QUIERE PONER LA ARGOLLA DEFINITIVA. COMO EL AÑO PASADO LE DIJERON QUE NO, EL GRAN SIMIO HA VUELTO A INTENTARLO ESTE AÑO A SANGRE Y FUEGO, A PALO SUCIO Y TIRO POR LA ESPALDA, A COCES DE DICTADURA SIN RECATO CONTRA LO QUE OJALÁ SIGA SIENDO AGUIJÓN DE LIBERTAD.

Como veréis, no tiene desperdicio, un concentrado de infundios, mentiras, medias verdades, exageraciones y juicios de valor manipuladores y desquiciados. Pero aun a resultas de ser reiterativo, los medios de PRISA, de manera más sibilina, no se han portado mucho mejor. El desembarco latinoamericano y sus intereses comerciales les llevan a apostar sin fisuras por la oposición venezolana o por el apoyo cerrado a Uribe en la vecina Colombia.. Una triste sombra de lo que fueron un día ya demasiado lejano.

Pero dejemos de un lado a aquellos que rezuman amargura por lo acontecido en Venezuela. Hoy es un día para la alegría, para la felicitación a la república bolivariana y a toda esa Latinoamérica que tiene el valor para afirmarse en libertad rompiendo las ataduras con el imperio y con el sistema capitalista que está llevando el mundo a la ruina. Ladran, luego cabalgamos.