manasLas fuerzas invasoras de Afganistn no ganan para disgustos. Tras el duro golpe sufrido por el ataque insurgente a los almacenes logsticos en Peshawar y la voladura de un puente en el paso de Khyber de las que dimos buena cuenta en los biTs, se ha consumado un nuevo e importante mazazo a los intereses del imperio: el cierre de la base area de Mans, una instalacin vital para las operaciones militares en la zona, que usaba libremente desde 2001. En 180 das las tropas de EEUU y las de 11 pases ms, entre las que hay algn pequeo contingente espaol, debern dejar completamente la instalacin.

La jugada de Rusia ha sido magistral. Para empezar, se ha desecho de una base enemiga cercana a sus fronteras con lo que alivia la presin militar que EEUU y la OTAN estaban ejerciendo especialmente desde la cada del muro de Berln. Pero tambin se ha ganado un nuevo aliado y, sobre todo, complica sobremanera las futuras operaciones militares norteamericanas en un momento en que acaban de reforzar con 3.000 nuevos efectivos y se espera que alrededor de mayo se enven hasta 17.000 soldados ms cumpliendo una promesa electoral de Obama. A partir de ahora, las tareas de avituallamiento sern mucho ms dependientes de los intereses de Mosc, que recupera protagonismo en la solucin final del agitado avispero afgano.

El parlamento de Kirguistn ha aprobado la decisin con un solo voto en contra. Las relaciones entre ambos pases se han ido deteriorando progresivamente; el desencadenante final de la ruptura ha sido la pretensin kirgus de rentabilizar econmicamente la cesin de soberana que supone el establecimiento de una instalacin extranjera sobre territorio propio y las continuadas negativas de EEUU a incrementar el presupuesto destinado a ello. Tambin debe tener algo que ver el crdito de 2.000 millones otorgado por Rusia, adems de otras ayudas y la condonacin de buena parte de la deuda que Kirguizistn tena contrada con el pas vecino.

Las interferencias rusa han sido denunciadas por Robert Gates, el secretario de defensa de EEUU, visiblemente molesto por la complicada situacin que enfrenta, sobre todo despus de haber tenido que abandonar a finales de 2005 la base uzbeka deKarshi-Janabad, tambin por influencias de Rusia (y de China). Desde entonces Mans era la nica base area de EEUU en Asia Central.