shahab3

El ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov, declaró este fin de semana tras una reunión con Hillary Clinton en Ginebra que no está dispuesto a paralizar la cooperación militar con la República Islámica ya que se desarrollan «exclusivamente dentro de la ley y los reglamentos nacionales de Rusia… proporcionando armas no desestabilizadoras exclusivamente defensivas.»

Clinton había afirmado que Irán quería adquirir misiles de largo alcance capaces de alcanzar Israel, pero en realidad había solicitado la compra de cohetes tierra aire S-300 para neutralizar un posible ataque de Israel o EEUU a sus instalaciones nucleares. Y esa es la cuestión, el imperio y sus aliados quieren evitar a toda costa que sus enemigos tengan capacidad de defenderse. Justamente lo mismo que está sucediendo con Venezuela, con la resistencia libanesa, con la resistencia palestina, etc.

Hace unos días, el general Mohammad al-Jafar, jefe de los Guardias de la Revolución, como respuesta a las amenazas ssionistas, afirmó tener misiles con autonomía suficiente como para alcanzar las instalaciones nucleares de Israel. Realmente hablaba de los Shahab3, cohetes norcoreanos modificados y mejorados en Irán, que se han convertido en un seguro disuasorio ante ataques enemigos aunque muchos expertos dudan de que tengan precisión suficiente a tan larga distancia.