1236619912153

EEUU est jugando con fuego.Un barco espa se situ el domingo frente a las costas de la isla de Hainan supuestamente para conocer de primera mano las actividades de la flota de submarinos chinos. Cinco barcos de guerra de este pas lo rodearon y lo obligaron a retirarse a aguas internacionales, lo que provoc la protesta formal del imperio a la par que una queja de las autoridades asiticas que ya se manifestaron en repetidas ocasiones contra la vigilancia ilegal que este tipo de buques realiza de manera rutinaria sobre la flota militar china de submarinos con misiles balsticos anclada en la base de Hainan.

Estas operaciones coinciden en el tiempo con las maniobras conjuntas con Corea del Sur que han puesto en estado de alerta de guerra al vecino norcoreano que teme una invasin conjunta de su pas y ha reanudado el programa de misiles de largo alcance capaces de atacar incluso suelo japons, otro de sus tradicionales enemigos regionales.

A pesar de los intentos de China de dotarse de un ejrcito acorde con el podero econmico que ostenta como potencia mundial, an dista mucho de poder hacerle frente a las bravas. Sin embargo, un par de movimientos econmicos en la direccin adecuada bastaran para acabar con el sistema monetario mundial, por eso la Clinton se dedic ltimamente a repetir que, a pesar de lo que pueda parecer, EEUU y China estn en el mismo barco y reman en la misma direccin. Desde luego no en el USNS Impeccable.