uribeEn el 2012 se celebra en Cdiz el bicentenario de la primera Constitucin espaola aprobada durante la invasin francesa en el nico bastin que quedaba fuera del dominio extranjero: esta misma ciudad y la vecina de San Fernando, dos islas unidas a la pennsula por estrechos istmos, rodeadas de inexpugnables marismas que hoy forman parte de un espacio natural protegido. A partir de ese momento, una vez expulsadas las tropas napolenicas, La Pepa, que es como se la conoca popularmente el da de su promulgacin coincida con la festividad de San Jos estuvo vigente durante el siglo XIX en periodos alternativos con regmenes absolutistas impuestos porlas fuerzas conservadoras.

Pero hete aqu que ahora los conservadores de siempre, disfrazados bajo la denominacin de liberales, quieren arrogarse la propiedad de la Constitucin de 1812. No es raro or por ejemplo a Losantos o a Esperanza Aguirre, nuestros ms insignes neocons, usarla en tono grandilocuente para apelar a la unidad de Espaa frente a la situacin actual a la que califican, como poco, de disgregadora.

As que, teniendo en cuenta cul es el concepto de libertad que profesan estos individuos, no debe extraarnos que doa Tefila (buen nombre para una facha) Martnez, alcaldesa de Cdiz, haya otorgado el primer Premio a la Libertad Cortes de Cdiz al peor tirano que resiste en Latinoamrica los embates del indigenismo y los movimientos sociales que abogan por la independencia poltica y econmica frente al todopoderoso vecino del norte y por la puesta de los recursos del pas a disposicin de su ciudadana y no al servicio de intereses ajenos establecidos a varios miles de kilmetros de sus fronteras.

El rgimen de Uribe, ha sido denominado muchas veces como el Israel de Amrica Latina. Conocido por sus frecuentes violaciones a los derechos humanos amparados en la lucha contra el terrorismo, tiene a bastantes decenas de sus diputados y hasta familiares cercanos que comparte su mismo apellido entre rejas o procesados por narcotrfico o condenados por parapoltica, por dirigir escuadrones de la muerte paramilitares que asesinan a sindicalistas, campesinos y opositores varios que la inmensa mayora de las ocasiones no tienen que ver con las guerrillas revolucionarias que an operan en el pas. Uribe es el responsable poltico de centenares de falsos positivos que es como se llama a los indigentes que han sido asesinados para, una vez disfrazados de guerrilleros, presentarlos como pieza cobrada para cobrar la recompensa.

Ese es el amigo de la derecha espaola, el insigne y mximo representante de la lucha por la libertad en Amrica Latina. Para empezar han puesto el listn muy, pero que muy, alto. Lstima que Sharon no est en condiciones de recibir el premio el ao que viene. De seguir as, la conmemoracin de La Pepa va a ser de todo menos lo que dicen representar, el triunfo definitivo del absolutismo, eso s, disfrazado y debidamente dulcificado de algo ms digerible para el populacho.