Muchas informaciones de estos das apuntan a que Obama pretende tomarse en serio el proceso de paz en Oriente Medio al inicio de su mandato y apuesta por una cumbre multilateral para comenzar a ganar un respeto y un liderazgo que su antecesor dilapid con polticas belicistas, genocidas, intervencionistas y de apoyo a gobiernos criminales que practican violaciones de los derechos humanos, crmenes contra la humanidad y terrorismo de estado.

La noticia parti de las declaraciones de un ttere de EEUU (e Israel) en la regin,el rey Abdal II de Jordania, quien anunci al diario The Times que el presidente norteamericano est preparando una cumbre por la paz para el verano, entre julio y agosto, tras un solemne anuncio dirigido a todo el mundo rabe que realizar en El Cairo el prximo 4 de junio, es decir, dentro de unos pocos das.

Es presumible que, entre bambalinas, exista una actividad diplomtica frentica pero, tambin es cierto que Israel, el origen de toda la inestabilidad de la regin no puede negociar nada con los vecinos (Siria, Lbano y Palestina) que tiene invadidos porque cualquier concesin territorialsupondra una crisis de gobierno que llevara a Netanyahu a la oposicin o, al menos, a dejar el puesto que ahora ostenta con el apoyo de partidos racistas, fundamentalistas y ultraderechistas.

Pero, al margen de suposiciones, no hay ms que ver los planes de frustrar cualquier intento de frenar la anexin ilegal de Jerusaln desvelados ayer mismo por Democracy Now!recogiendo informaciones de The Guardian que siguen su curso gobierne la extrema derecha o la derecha extrema israel. En los biTs hemos defendido muchas veces que no habr negociacin real y efectiva hasta que los planes de robo de los terrenos palestinos que le interesan al estado judo estn concluidos y toda el agua que necesitan para su desarrollo caiga de su aberrante y artificial nacin.

Como todos los presidentes de Israel, Netanyahu pretende ganar tiempo con negociaciones imposibles abortadas antes de comenzar. Ayer mismo declar en Egipto que espera reanudar las conversaciones con los palestinos con los buenos, se entiende. Sin embargo, no se atrevi a decir que respetaba los acuerdos ya firmados anteriormente por Israel ni a mencionar si quiera el establecimiento de un estado palestino como guinda del mismo como hicieron sus antecesores sabedores que ese da estara cercano al del juicio final si de ellos dependiese. Se sita, por tanto, en el mismo lugar en el que ellos dicen que est Hamas, ya que no reconocen el derecho a una nacin palestina aunque el mundo prefiera mirar u or para otro lado y aplicar la asimetra diplomtica o los dobles raseros a los que nos tienen acostumbrados.

As las cosas, si Obama quiere recuperar la credibilidad que perdi Bush y la que l mismo est perdiendo a raudales tendr que emplearse a fondo slo para dar un primer y mnimo paso hacia adelante. Por mucho que tenga de su lado a una Fatah rendida y entregada al sionismo, no van a bastar unas pocas limosnas para contentar al pueblo palestino ni a los estados de siria o Lbano, que legtimamente aspiran a recuperar todo el terreno invadido por Israel en el 67. No va a tenerlo fcil. Lo ms probable es que fracase y, como advirti el rey de Jordania, en unos pocos meses soplen vientos de guerra alrededor de Israel, porque como dijo Gandhi: lo que se obtiene con violencia, slo puede mantenerse con violencia, ese es el sino del sionismo.