matanzaAfganistan

El viernes yendo al curre oí en la cadena SER lo que tenía todos los papeles de convertirse en una grave noticia en la que, de una u otra manera, nuestro país andaba involucrado. El comentarista hablaba de que una explosión de un camión cisterna había acabado con la vida de 90 civiles afganos. Pero, en esos momentos ya decían que la OTAN había actuado en esa misma provincia aunque sin achacarle directamente la responsabilidad de las muertes.El mismo esquema de siempre, primero se niega, luego se informa sobre el terreno, se reconoce el error, se culpa a los milicianos para, finalmente, pedir disculpas por un —otro— lamentable error. Ahora aún estamos en la fase cuarta, los invasores occidentales dicen que sólo han muerto algunos milicianos pero no hablan del casi centenar de muertes de las que se informó a primera hora.

Los milicianos habían robado dos camiones cisterna de combustible que, de alguna manera, estaban siendo repartidos entre la población cuando los alemanes, que custodiaban la zona, pidieron apoyo aéreo a EEUU que, ni corto ni perezoso, la emprendió a misilazos contra los camiones y contra todos los que se encontraban en los alrededores. Parece que hay alrededor de 150 víctimas reventadas por los misiles o abrasadas por el incendio del combustible. Otra proeza más que atribuir a la intervención humanitaria del eje del bien. Ahora todos dicen que van a investigar, que no se pueden permitir otros errores similares, que hay que cambiar de estrategia… justo en el momento en que algunos gobiernos deciden enviar más tropas con la oposición frontal de sus poblaciones. Zapatero entre ellos.