zelayaembajadabrasilEn un inesperado golpe de efecto, el presidente electo hondureo, Mel Zelaya, ha vuelto a Tegucigalpa para tratar de empujar a los golpistas a dejar el poder o buscar una salida negociada. La asfixia econmica se est haciendo insoportable y ya muchos empresarios de los que catalizaron el golpe de estado se estn echando atrs por los altsimos costes que estn soportando debido al aislamiento y la conflictividad social. Para evitar su inmediata captura se ha refugiado en la embajada brasilea, cuyos alrededores se han convertido en una permanente manifestacin espontnea de apoyo al estado de derecho vulnerado por militares, oligarcas y empresarios. Micheletti ha encajado muy mal el lance, negndolo tajantemente en un principio para luego, imagino, quedarse con la cara a cuadros sin tener muy claro qu hacer cuando se han difundido las imgenes a travs de TeleSur.

La OEA se ha aprestado a reunirse con Zelaya a travs de su secretario Insulza, aadiendo otro dolor de cabeza para el gobierno ilegtimo que no ha conseguido ningn tipo de apoyo internacional que no sea el de Colombia o el de Israel. La polica y los militares han acordonado la zona para impedir concentraciones de apoyo en la capital, pero hasta la fecha no han podido lograr su objetivo y manifestaciones populares de apoyo se estn produciendo en estos momentos a pesar del fortsimo calor reinante en Honduras que persiguen proteger en todo momento la vida del presidente depuesto.

Fuerzas especiales del ejrcito estn llegando a la capital, por otra parte, empresas privadas estn dificultado las conexiones telefnicas para hacer difcil la coordinacin de la resistencia y las labores de informacin. Se estn recibiendo denuncias de cmo encapuchados estn intimidando a periodistas independientes como los de Radio Globo y a su familia. Marchas espontneas de apoyo se dirigen a Tegucigalpa para provocar la cada definitiva del rgimen con la oposicin del ejrcito. Puede ser el golpe definitivo que todos estbamos esperando. Permaneceremos atentos.