magilla_gorillaAparentemente eso es lo que parece. El Congreso golpista hondureo reclam a Micheletti la restitucin de las garantas constitucionales suspendidas tras el decreto del estado de sitio efectuado el sbado por el propio presidente de facto. Hoy le ha tocado el turno al Tribunal Electoral, preocupado por la legitimidad de las elecciones de noviembre si se cumple el plazo de mes y medio dado inicialmente para derogar las medidas que han ahondado an ms en la dictadura. Micheletti, por su parte, ha declarado estar sopesando para este viernes revertir la situacin y hacer caso a las presiones que proceden del rgimen golpista.

Los motivos son fciles de entender, una campaa electoral no es compatible con el estado de excepcin, sin libertad de expresin, circulacin o reunin. Si los dictadorzuelos que pretenden salir elegidos de las elecciones de noviembre quieren tener algo de apoyo internacional, deben aparentar que las elecciones son abiertas y justas, de lo contrario, ni Colombia, Per, los neocons de EEUU ni Israel podran brindarle apoyo pblico. Pero otro motivo se me viene a la cabeza, es bien conocida la estrategia de empeorarlo todo para despus hacer dolorosas concesiones en favor de los oprimidos en un supuesto proceso de paz donde todos tienen que poner de su parte, no olvidemos de dnde provienen algunos de los asesores extranjeros de los golpistas…

En cualquier caso, no hay por qu estar contentos, los golpistas siguen siendo una pia a pesar incluso de los pretendidos desmarques de la cpula militar que secuestr a Zelaya.