No nos queda más remedio que asistir como pasmarotes al devenir de la crisis económica mundial. Todo parece indicar que la economía virtual está levantando cabeza (no hay más que ver la bolsa) pero la economía real apenas da signos de recuperación. Incluso en EEUU y la UE el tan cacareado ritmo de superación de la recesión es más lento de lo que parece. Ya se nos amenazó el pasado año con una rápida subida de tipos pero hoy mismo el Banco Central Europeo ha decidido dejarlos en el 1% y no avanza perspectivas de subidas a corto plazo para incentivar el consumo y evitar que los hipotecados dejen aún más viviendas en manos de la banca.

Todo indica que la refundación del capitalismo se va a quedar en dos grandilocuentes declaraciones y poco más. Ni afloración de los capitales de los paraísos fiscales, ni creación de una banca pública, ni mayor control a la economía financiera. Con el trasvase de fondos del estado hacia el sector bancario e incluso a empresas clave como la automotriz y el apoyo temporal a la masa laboral desempleada para evitar tensiones sociales, parece que todo va a seguir como antes del crack de aquí a dos o tres años. Pero los brotes verdes de recuperación sin una reforma global de la reglas de juego no van a tener mucho más recorrido que el de un espejismo basado más en los deseos que en la realidad, acabarán mustiándose antes de convertirse en plantas adultas que fructifiquen. Es como si pusiésemos semillas en un germinador sólo con agua, rápidamente saldrá una pequeña raíz y un tallo con hojas, pero en el momento que se acaben los nutrientes que la propia semilla contiene en su seno, está destinada a morir si no encuentra terreno fértil en el que agarrar. Y es justamente eso lo que está pasando con la economía. Quizá no de manera tan drástica, pero el paralelismo es bastante esclarecedor.

Por eso son tan molestas las recurrentes cantinelas de la derecha política y económica pidiendo una reforma laboral que cargue sobre los hombros de los trabajadores y trabajadoras pero no una reforma del sistema financiero y de las reglas del capitalismo. Todo indica a que su programa político de privatizaciones, menos derechos sociales y menos estado tienen que sacarlo adelante contra viento y marea y que, en estos momentos, abusan de la excusa de la crisis para chantajear a los de abajo para que acepten comulgar con ruedas de molino aun a riesgo de lesionar sus propios intereses y depauperar aún más sus economías domésticas. Así, la política en las democracias burguesas consiste en más y más capitalismo sin que apenas pueda verse modulado por las fuerzas sindicales o la socialdemocracia. En todo caso, con los gobiernos de la izquierda, pueden lograrse avances en asuntos de carácter social, en el terreno de la ética y los derechos con la frontal oposición de las fuerzas reaccionarias, pero que luego son incapaces de revertir cuando alcanzan el gobierno. Pero en lo tocante a la pura economía, todo es una huida hacia adelante. Lo peor es que las reformas laborales contra los trabajadores se han hecho con socialdemócratas y conservadores y es muy difícil que tengan marcha atrás aun en el hipotético caso de que gobernaran equipos que se merecieran el calificativo de progresistas o izquierdistas. Así, hemos perdido días de indemnización por despido, prestaciones por desempleo, nos han colado contratos basura, nos van a tocar los cálculos para la pensión e incluso la edad de jubilación… frente a logros bastante pírricos con el salario mínimo, las pensiones no contributivas o algunas prestaciones para autónomos.

La cuestión es que esta vez no queda mucho margen. La crisis es tan profunda que, si no se toman medidas estructurales de similar calado, dentro de unos pocos años al terremoto sufrido estos años le seguirá un tsunami de incalculables proporciones.

4 Comentarios

  1. La crisis es tan profunda que vamos a trocear los Estados… 🙂

    http://www.finanzas.com/noticias/economia/2010-03-04/253927_politicos-alemanes-recomiendan-grecia-vender.html

    A día de hoy más allá del drama del paro, que no es poco. No se ha cometido ninguna estupidez irreversible. La deuda es impagable y no solo es España… Francia, Italia y UK no están mucho mejor. La cuestión es como vamos a reaccionar los ciudadanos.

    La reformas de calado estructurales ante esta crisis sistémica sirven de poco o nada, estamos hablando de cambio de modelo y para acometer semejante empresa hace falta algo más que buenas voluntades.

  2. Entrevista a Stiglitz
    “Se enriquecen con el desastre que ellos mismos han creado”

    Stefano Lepri
    Il Granello di Sabbia

    Traducido para Rebelión por Susana Merino

    “Es una paradoja absurda –se enfervoriza Joseph Stigliz, premio Nobel de Economía 2001– una ironía de vuestra historia europea” ¿No se dan cuenta? Los gobiernos han contraído muchas deudas para salvar al sistema financiero europeo, los bancos centrales mantienen bajas las tasas de interés para ayudarlos a recobrarse, no para favorecer la recuperación. Y, ¿qué hacen las grandes finanzas? Usan las bajas tasas de interés para especular contra los gobiernos endeudados. Consiguen seguir ganando dinero sobre el desastre que ellos mismos han generado”
    ¿Qué puede suceder ahora?

    “Esperen. Esto no termina aquí. Los gobiernos decretan medidas de austeridad para reducir el endeudamiento. Los mercados consideran que no son suficientes y siguen especulando con sus títulos a la baja. De este modo los gobiernos se ven obligados a agregar medidas de austeridad. La gente común pierde aún más, las grandes finanzas ganan todavía más. Moraleja de la fábula: culpables premiados, inocentes castigados”

    ¿Cómo se puede remediar?

    “Tres puntos, primero: nada de dinero para la especulación. Tanto en los EE.UU. como en Europa, los bancos necesitan nuevas normas. Deben financiar las empresas productivas, no los hedge funds. Es necesario impedirles especular”.

    Una palabra. Si el gobierno es quién va a dirigir el crédito, se correra el riesgo de que se distribuya aún peor

    “No lo creo. En mi opinión se puede y se debe intervenir. Segundo: es necesario imponer tasas impositivas muy altas a las ganancias del capital. Hoy en día para vivir resulta más ventajoso especular que trabajar. Debe volver a ser al revés”.

    ¿Y después?

    “Tercero: en Europa debéis apoyar a los gobiernos en dificultades”

    Se corre el riesgo de premiar a los políticos que gobiernan mal

    “No. La prueba es España. Actualmente se encuentra en dificultades sin haber cometido errores. El balance gubernamental era positivo hasta el año pasado; el Banco central supervisó muy bien a los bancos, tan es así que fue citado como un ejemplo mundial. ¿Qué culpa tienen? Es cierto que también ellos vieron crecer la burbuja en el mercado inmobiliario y la detuvieron. Pero es el error que todos cometieron. Estaba en el espíritu del momento. Lo inspiraba la ideología neoliberal que ha dominado por años.”

    En Grecia sin embargo han errado. Hasta han falseado las cuentas.

    “No el actual gobierno, sino el precedente. Sufrieron la crisis de la navegación comercial, un sector muy importante para ellos y la caída del turismo, en síntesis ¿Por qué debemos obligar a la gente a realizar más sacrificios si no es culpable?”

    La deuda está. Los Estados, tarde o temprano, deberán pagarla.

    “Pero ¿Por qué debemos dar siempre más facilidades a los mercados? Los mercados no se comportan racionalmente, lo hemos visto por la manera en que se produjo la crisis. Entonces, ¿Por qué deberían tener razón al pedir más sacrificios a los ciudadanos de aquellos países? Y aunque la tuviesen se comportan de manera demasiado errática. Y para terminar, aquí está en curso un ataque especulativo, no es que si uno se porta bien no lo culpan sino que si te pueden dejar afuera, te dejan”

    ¿Qué podemos hacer en Europa?

    “Deben construir mecanismos de solidaridad entre los Estados. La Unión debería disponer de más recursos. Se gasta un montón de dinero en la política agraria común que es un derroche mientras que…”

    Se podría invertir en títulos europeos, los Eurobonds

    “Ciertamente. Y además hay que poner impuestos a las actividades nocivas. Sobre todo a dos: las finanzas y las emisiones de anhídrido carbónico. En los EEUU también”

    ¿Logrará Obama imponerse a los bancos?

    “Será una larga batalla. Pero la gente tiene mucha bronca y el presidente lo sabe. Los banqueros tienen a toda la población en su contra”

    El Congreso está reacio

    “Espero que no haya que llegar a otra crisis antes de que se pueda poner a las finanzas bajo control. Sería realmente triste. Piense en todo el daño que han causado. ¿Sabe usted que según las estimaciones del CBO, Oficina de Balances del Congreso, la desocupación comenzará a disminuir sólo a mitad del decenio? Éstas son cosas que la gente sigue recordando durante mucho tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.