El proceso poltico de la Izquierda Abertzale (IA) contina imparable. Por ms que se pretenda banalizar o incluso ignorar, el escenario poltico est cambiando en en pas vasco a marchas forzadas. Tras la masiva demostracin independentista en el Aberri Eguna faltaba la plasmacin definitiva de las intenciones de la nueva plataforma soberanista, justo lo que ha sucedido en Pamplona estos das atrs. La IA ha apostado nuevamente por vas exclusivamente pacficas en el documento denominado Tras las conclusiones, el camino y los pasos. La izquierda abertzale, en marcha y ha instado a ETA a proclamar una nueva y definitiva tregua.

Han insistido en que se trata de un proceso y una decisin exclusivamente unilateral, o sea que han desistido de atraer a ETA al camino hacia la paz tras una serie de intentos infructuosos de implicarlos en una nueva etapa poltica donde la violencia no tendr ninguna cabida y que deberan haber iniciado hace ms de 30 aos. Es una mala noticia, sin duda, pero nadie medianamente informado esperara algo diferente de la actual direccin de ETA. Pero han ido ms all, en esta ocasin han criticado a la banda por haber frustrado el proceso de paz rompiendo la anterior tregua con el atentado en la T4 del aeropuerto de Barajas.

Los partidos nacionalistas espaolistas han acogido al nuevo documento como se esperaba, repitiendo la letana de que sin la condena de ETA y de la violencia no podr producirse ningn tipo de avance en el conflicto vasco. Os dejo aqu el texto completo para que podis interpretarlo por vosotros mismos sin la mediacin de la prensa de la corte…

DECLARACIN DE PAMPLONA
Tras las conclusiones, el camino y los pasos. La Izquierda Abertzale, en marcha

Las bases de la Izquierda Abertzale han refrendado de forma mayoritaria la apuesta presentada en Altsasu con la declaracin Un primer paso para el proceso democrtico: principios y voluntad de la Izquierda Abertzale. Gracias a un profundo debate que ha contado con una gran participacin a lo largo y ancho de Euskal Herria, aquellos principios y la voluntad expresada se han convertido en una apuesta poltica tangible e inequvoca que abre, en lo que corresponde a la Izquierda Abertzale, el proceso democrtico que nos conduzca a un escenario en el que el proyecto del Estado vasco pueda materializarse.

El debate de la Izquierda Abertzale, acompaado de pronunciamientos y actuaciones precisas, ha generado durante estos meses expectativas positivas en la ciudadana y ha hecho posible la realizacin de iniciativas compartidas por diversos agentes, dirigidas a favorecer el nuevo tiempo poltico que se est abriendo

Sin embargo, no podemos dejar de constatar que la nueva fase que estamos iniciando se enfrenta a la estrategia de negacin y conculcacin de derechos en la que se obstinan los Estados y sus gestores polticos. Resulta evidente que temen la confrontacin en trminos polticos, y por eso buscan ahogarnos en un escenario de inmovilismo y bloqueo permanente, mediante la agudizacin de la estrategia represiva. Es nuestra responsabilidad no caer en la trampa y hacer irreversible el cambio poltico.

Las conclusiones del debate

Las conclusiones extradas del debate de la militancia y la base social de la Izquierda Abertzale han sido de importante calado.

Las mismas se podran resumir en los siguientes puntos:

1.- El anlisis de los ltimos 30 aos y de la actual situacin nos permite afirmar con contundencia que gracias a nuestro esfuerzo y lucha hemos creado las condiciones objetivas para abordar con garantas una apuesta decidida por el cambio poltico y social, lo que instala el proceso de liberacin nacional y social en una nueva fase poltica a la que los y las independentistas de izquierda debemos hacer frente, otra vez, con responsabilidad histrica.

2.- El instrumento para este cambio de fase es el proceso democrtico. La lucha y acumulacin de fuerzas, la negociacin y el acuerdo son los ejes sobre los que se debe afianzar, desarrollar y concluir el proceso democrtico.

3.- El proceso democrtico exigir para su desarrollo de acuerdos bilaterales y multilaterales, tcticos y estratgicos, tanto con los partidos, los agentes sociales y sindicatos de Euskal Herria como con la comunidad internacional y con los Estados espaol y francs, en este ltimo caso cuando se alcance la fase de negociacin para la superacin del conflicto. 2

El camino marcado

La respuesta al desafo de hacer efectivo el cambio poltico que conduzca a un marco democrtico nos ha llevado a definir el camino por el que deberemos transitar en los prximos aos:

1.- Abrir el proceso democrtico ha sido una decisin unilateral de la Izquierda Abertzale, sin estar sujeta ni depender de acuerdos o compromisos previos. La Izquierda Abertzale entiende que, al adoptar sus compromisos con carcter unilateral, favorece la bsqueda de puntos de encuentro y dinmicas conjuntas que vayan dando cuerpo al proceso democrtico. Asimismo, considera que con esta decisin y la dinmica que la misma genere se podr ir articulando de forma eficaz la respuesta a los numerosos obstculos que hoy existen y a los que, sin duda, tambin aparecern en el futuro, fruto del empecinamiento de quienes no quieren el cambio poltico o pretenden que ste se produzca de forma limitada, sin la profundidad necesaria.

2.- La acumulacin y activacin de fuerzas son la nica garanta para el desarrollo real del proceso democrtico. Ser el empuje de la unidad de accin y de la activacin popular la que har alumbrar el marco democrtico.

3.- Entendemos que la suma de fuerzas y la activacin popular slo pueden alcanzarse con la suficiencia necesaria para lograr nuestros objetivos polticos si se plantean en el contexto de una estrategia poltica popular que se desarrolle en exclusividad por las vas polticas y democrticas.

4.- El cambio de ciclo que se abre ahora concierne tambin a las formas y mtodos de lucha. As, el proceso de liberacin nacional y social debe basarse en la actividad exclusivamente poltica, y tomar como nicos instrumentos la lucha de masas, la lucha institucional y la lucha ideolgica, la modificacin de la correlacin de fuerzas y la bsqueda del apoyo internacional. La organizacin, acumulacin y activacin de fuerzas deben de canalizarse a travs de esos mtodos de lucha.

5.- La apuesta por el proceso democrtico abarca tambin y de forma relevante el trabajo de construccin de la nacin vasca en todas sus dimensiones. Esta apuesta ser un revulsivo en el gran reto del necesario cambio social. Para los y las independentistas de izquierdas, todo ello compone un mismo cuerpo del proceso de liberacin nacional y social de Euskal Herria.

6.- Nos disponemos a andar el camino de la libre determinacin del pueblo vasco. La autodeterminacin no se circunscribe al momento mismo de su ejercicio, ni debe entenderse como un objetivo esttico a conseguir en un futuro que no termina de llegar. Desde ahora mismo, pasando por los acuerdos para su ejercicio y hasta la implementacin de su resultado, la materializacin del derecho a decidir de todos los ciudadanos y ciudadanas vascas debe entenderse como un proceso y, al mismo tiempo, como el ncleo del proceso democrtico.

Los primeros pasos

La travesa que supone el proceso democrtico debe empezar a recorrerse desde el primer momento a travs de iniciativas y avances concretos. Ah situamos los pasos que ya se estn dando y se debern dar ms pronto que tarde en ese camino:

1.- Si la suma de fuerzas y la activacin popular constituyen las garantas del proceso, debemos valorar de forma positiva todas aquellas iniciativas, algunas ya en marcha, que tengan por objeto abrir espacios de colaboracin, participacin y movilizacin de los sectores sociales y populares. Estas iniciativas estn surgiendo, y surgirn en el futuro, de sensibilidades y trayectorias polticas diferentes, cada una desde su propio anlisis y nivel de compromiso, por lo que el respeto y la confianza mutua resultarn de indudable importancia.

El proceso democrtico necesita de un amplio respaldo social. Un empuje que favorezca la accin de aquellos que quieran dar pasos en el camino hacia un escenario democrtico. Una ola creciente que incida de forma positiva en la opinin pblica, tanto en Euskal Herria como en el extranjero, en especial en los Estados espaol y francs. Una demanda ciudadana que sirva de acicate para que los agentes implicados adopten los compromisos necesarios. Una presin popular que complique la posicin de quienes quieran instaurar situaciones de bloqueo, y que haga inviables las imposiciones y las injerencias. Una movilizacin social que logre alcanzar los mnimos democrticos necesarios para desarrollar el proceso. Un empuje ciudadano que, llegado el momento, haga saltar todo tope que se pretenda imponer a la voluntad popular.

2. La reciente aportacin desde el mbito internacional supone un ingrediente de primer orden en estos primeros pasos del proceso democrtico. Ante ello, la Izquierda Abertzale quiere manifestar que:

– La sociedad vasca ha recibido con satisfaccin el pronunciamiento de las personalidades del mbito internacional que han mostrado su preocupacin por la situacin que padece Euskal Herria, as como que hayan introducido la cuestin vasca en la agenda internacional y hayan realizado una propuesta de resolucin.

– Agradece especialmente la valoracin que realizan sobre el debate que acaba de desarrollar.

– Muestra su disposicin a buscar la resolucin al conflicto poltico que vive Euskal Herria, para lo que, ha aprobado una estrategia, recogida en la resolucin final Zutik Euskal Herria, que est poniendo ya en marcha.

– Considera que los emplazamientos hechos pblico por las personalidades que firman la declaracin de Bruselas tanto a ETA como al Gobierno espaol deberan ser atendidas ambas, de forma constructiva.

– Quiere reafirmar su denuncia de que el conflicto que padece Euskal Herria es consecuencia de la imposicin secular que ejercen los Estados espaol y francs y que se ve agravado por la insistencia en las estrategias represivas.

3. La Izquierda Abertzale toma como referencia el modelo de Anoeta para una solucin justa y duradera, por lo que considera necesario que se produzcan los contactos encaminados a entablar el dilogo poltico y la negociacin en los dos espacios ya definidos. 4

En perspectiva de avanzar en el terreno de la negociacin entre ETA y el Estado espaol -que debe versar sobre la desmilitarizacin del pas, liberacin de presos y presas polticas vascas, vuelta de exiliados y exiliadas y un tratamiento justo y equitativo al conjunto de vctimas del conflicto-, la experiencia demuestra que el esquema ante los desacuerdos que ha pivotado, por parte del Estado, sobre la activacin represiva y, por parte de ETA, sobre la reanudacin de las acciones armadas, lejos de solucionar los bloqueos en el dilogo, no ha hecho sino producir un bloqueo superior, que ha llevado a las partes a posiciones alejadas de la solucin y a un escenario de colapso. Este esquema debe ser superado y en esa direccin los principios del senador Mitchell se convierten en el marco de referencia que permite la superacin eficaz de los obstculos.

La Izquierda Abertzale muestra su total disposicin a iniciar una dinmica que permita habilitar el dilogo y la negociacin en igualdad de condiciones entre todas las fuerzas polticas vascas, al objeto de lograr un acuerdo poltico para la constitucin de un marco democrtico por el cual la ciudadana pueda decidir libre y democrticamente sobre su futuro sin otro lmite que la voluntad popular.

Despus de aquel primer pronunciamiento de Altsasu del 14 de noviembre, mediante esta nueva declaracin sobre la resolucin del conflicto, la Izquierda Abertzale deja sentado, sin reservas, su compromiso con un proceso poltico pacfico y democrtico para lograr ese escenario donde el pueblo vasco, libre y sin injerencias ni violencia de ningn tipo, determine su futuro.

Ezker Abertzalea Euskal Herria, 24 de abril de 2010