Los acontecimientos me superan, así que me resulta imposible acudir a todos los frentes noticiosos interesantes.

Me hubiera gustado comentar algo sobre:

• Las amenazas usamericanas de bombardear Afganistán hasta devolverlo a la Edad de Piedra si no colaboraba en la invasión de Afganistán. Bush dice ahora que no sabía nada

• Italia finalmente se retira de Irak (en 8 semanas) entregando a su ejército el control de Nassiriya cuando la situación del país es la más violenta desde el fin de la guerra. La ONU ha afirmado que más de 6.000 iraquíes han muerto sólo en los dos últimos meses

• Hamas aceptaría un estado palestino en las fronteras del 67, pero sólo ofrece a Israel una tregua de 10 años (rechazada por Israel) y no un reconocimiento total como le exige occidente. Hamas dice que no formará el gobierno de unidad nacional si se le exige esa contrapartida.

• Agotado en EEUU el libro de Chomsky que publicitó Chávez en la ONU. Que tiemble el demonio Bush!. Chomsky, por su parte, ha manifestado que le gustaría conocer al líder venezolano y dijo comprender las palabras que le dedico a su presidente.

9 Comentarios

  1. ¡La pérfida conjura de los pacifistas!
    Pánico a la paz

    Uri Avnery
    Counterpunch.org

    Adivinen quién dijo estas palabras:

    “Comenzar esta guerra fue un escándalo… Se podía haber solucionado el problema de los misiles en el sur del Líbano por medios diplomáticos. La ofensiva de los últimos dos días de la guerra, en la que murieron 33 soldados después de haberse aceptado la resolución de alto el fuego, fue un capricho del Primer Ministro. El Primer Ministro, el ministro de Defensa y el Jefe de Estado Mayor deben dimitir”.

    Efectivamente, son palabras de Gush Shalom, el grupo pacifista israelí.

    Pero esto no es nuevo. Lo novedoso es que ayer, el antiguo Jefe de Estado Mayor, Moshe Ya’alon, repitiera esas declaraciones casi palabra por palabra.

    “Bogie” Ya’alon es exactamente lo opuesto a Gush Shalom. Nadie podría decir que pertenece a un “grupo marginal”. Procede del centro mismo del establishment. Es un hombre de derechas. Fue responsable de algunos de los actos más crueles de la ocupación.

    Existe otra diferencia: Gush Shalom alzó su voz cuando los acontecimientos estaban ocurriendo, en plena guerra, cuando todavía era posible salvar la vida de esos 33 soldados. En aquel momento esas manifestaciones eran extremadamente impopulares, rozaban la traición. Puesto que ningún medio israelí estaba dispuesto a publicarlas, Gush Shalom tuvo que pagarlas como anuncios. Ahora llega Ya’alon y las repite cuando el viento ha cambiado de dirección y se han hecho populares.

    Los motivos de Ya’alon no son importantes. (Como se recordará, hace un año Ariel Sharon lo destituyó de su cargo y lo reemplazó por Dan Halutz como medida para allanar el camino de la “Desconexión” [de Gaza]). Lo que importa es que en esta ocasión esas declaraciones han sido realizadas por una persona con credenciales militares supremas. Cuando una persona así declara que 33 soldados fueron sacrificados sin justificación militar ninguna, simplemente por los intereses personales de Ehud Olmert, que la propia guerra fue completamente innecesaria y que el problema de los cohetes de Hizbullah podría haberse resuelto por medios diplomáticos, esas declaraciones realmente tienen peso.

    Eso es importante no sólo con respecto a lo que ocurrió hace unas pocas semanas, cuando los líderes israelíes hablaron de un terrible peligro que acechaba en nuestra frontera norte, sino que lo es mucho más hoy, cuando los mismos líderes nos están alertando sobre la existencia de una “amenaza” aún mayor en otra parte.

    * * *

    En los pasillos del poder de Jerusalén resuena hoy un grito: “¡Socorro! ¡La Paz va a caer sobre tí, Israel!”

    Un terrible enemigo está conspirando para imponernos las paz. Avanza contra nosotros a lo largo de dos frentes, en un gigantesco movimiento de pinza.

    Un brazo de esta ofensiva lo constituye el Gobierno Palestino de Unidad Nacional que está a punto de constituirse.

    El otro lo constituye la decisión de la Liga Árabe de revivir el Plan Árabe de Paz.

    Desde el punto de vista del Gobierno de Israel, esta ofensiva es mucho más peligrosa que todos los cohetes de Hassan Nasrallah juntos.

    * * *

    El Gobierno Palestino de Unidad Nacional está concebido para resolver en primer lugar los problemas domésticos palestinos.

    Desde que los palestinos eligieron a Hamas, en las calles palestinas ha prevalecido un estado de anarquía. Los constantes enfrentamientos entre el Presidente, que es cabeza de Fatah, y el Primer Ministro, que pertenece a Hamas, han provocado un estado de parálisis precisamente cuando el pueblo palestino necesita estar unido para hacer frente a los desafíos que a amenazan su existencia.

    Fatah ha dominado el movimiento palestino moderno desde su fundación por Yasser Arafat hace casi 50 años. No está resignada a la derrota. Sin embargo, un pueblo en lucha por su propia existencia no puede permitir que sus dos facciones principales luchen entre sí en lugar de colaborar en el combate por la liberación nacional.

    A esto hay que añadir el bloqueo que Europa y USA han impuesto sobre la Autoridad Nacional Palestina por orden del presidente Bush. Se trata de un caso sin precedentes de utilización de la hambruna como arma para obligar a todo un pueblo a eliminar a su Gobierno democráticamente elegido

    El Gobierno Palestino de Unidad Nacional tiene el objetivo de restaurar el orden público y poner fin al bloqueo internacional.

    Para que eso suceda, el Gobierno Palestino debe sortear varios obstáculos. Por razones de índole religiosa es difícil para Hamas reconocer oficialmente a Israel. Esto no tiene nada que ver con el antisemitismo, como se dice, sino con el hecho de que, de acuerdo con el Islam, Palestina es un “Waqf” (legado religioso) propiedad de Alá (similar a la creencia de los fundamentalistas judíos de que Dios ha prometido esta tierra a los judíos, por lo que entregar cualquier parte de ella es pecado). Pero en este punto la religión musulmana dispone de una puerta trasera que abre la posibilidad de declarar una “hudnah” (tregua) prolongada que puede durar décadas o incluso siglos.

    La forma de resolver este problema es conseguir que el Gobierno Palestino de Unidad Nacional, encabezado por Hamas, manifieste su voluntad de respetar el “Documento de los Presos”, las resoluciones de la ONU, los acuerdos firmados entre Israel y la OLP y el Plan Árabe de Paz, todos los cuales se basan en el reconocimiento de Israel. Eso debería bastar para cualquiera que realmente desee promover la paz entre Israel y Palestina.

    Por lo que respecta a nuestro Gobierno, ahí reside precisamente el problema.

    * * *

    El segundo brazo de la ofensiva de la paz es la revitalización del Plan Árabe de Paz. Este Plan fue concebido originalmente por Abdallah, a la sazón príncipe y hoy rey de Arabia Saudí. Fue aprobado por la cumbre de jefes de Estado árabes celebrada en Beirut en el 2002.

    Básicamente el Plan establece lo siguiente: el mundo árabe al completo reconocerá a Israel y hará la paz con él si se retira a las fronteras de 1967 y permite el establecimiento del Estado de Palestina, con Jerusalén Este como su capital.

    El Gobierno de Israel ha rechazado la iniciativa, como dice la expresión hebrea, “en el umbral” (todas las iniciativas de paz las rechaza “en el umbral”, no sea, ¡Dios no lo quiera!, que consigan poner un pie en la puerta). El Plan fue arrumbado en un casillero, donde ha estado criando polvo desde entonces. Ahora los pérfidos árabes han decidido sacudirle el polvo y ponerlo de nuevo sobre la mesa.

    * * *

    Para conjurar este peligro de los pacifistas árabes, el Gobierno de Olmert está reuniendo a todas sus fuerzas. El hecho de que en estos momentos toda la dirigencia política y militar israelí se encuentre ocupadísima luchando por su propia supervivencia tras el fiasco del Líbano no es obstáculo para que todos se estén uniendo para hacer frente a esta estremecedora amenaza.

    A Tzipi Livni [Ministra de Asuntos Exteriores israelí] la despacharon a toda velocidad a USA para que conjurara el peligro. Allá se plantó para convencer al presidente Bush (que casualmente “pasaba” por la habitación cuando Livni estaba conversando con Condoleeza Rice, y que la llama “Tsiffi”) de que use el letal veto usamericano contra cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que pueda contribuir a la paz. Livni tiene programado reunirse con cerca de 20 jefes de gobierno y ministros de asuntos exteriores para reclutar su apoyo en contra de tamaña amenaza.

    Para ello, se bajó del ático del Ministerio de Asuntos Exteriores un harapo diplomático denominado “Hoja de Ruta”. Jamás ha estado en la mente del Gobierno israelí la idea de cumplir ese acuerdo, cuya única función fue, desde el principio, crear la impresión de que el presidente Bush ha conseguido algo en Oriente Medio. Desde su concepción, todas las partes sabían que era un documento que no podía ser implementado.

    Así pues, Israel y USA declararán que el Plan Árabe de Paz es perjudicial para la paz ya que contradice la Hoja de Ruta. El gobierno palestino de unidad nacional, cuando se constituya, deberá ser boicoteado por no declarar explícitamente que todos sus miembros reconocen al Estado de Israel (como si todos los miembros del Gobierno israelí estuvieran dispuestos a reconocer al Estado palestino y a su Gobierno, no digamos renunciar al uso de la violencia y aceptar el cumplimiento de todos los acuerdos existentes). Por consiguiente, el bloqueo de la población palestina debe continuar hasta conseguir que se ponga de rodillas.

    * * *

    ¿Por qué la ofensiva de paz le produce pánico al Gobierno israelí?

    Si el 4 de junio de 1967 alguien se hubiera presentado ante nosotros [los israelíes] para decirnos que todo el mundo árabe estaba dispuesto a hacer las paces con nosotros respetando las fronteras existentes ese día, y que también los líderes palestinos estaban dispuestos a declarar el fin del conflicto histórico, habríamos pensado que asistíamos a la llegada del Mesías.

    Sin embargo, el 5 de junio de 1967 iniciamos una guerra que lo cambió todo. Pronto nos encontramos dueños y señores de toda la superficie de Palestina y de enormes extensiones de otros territorios. Declaramos que los retendríamos provisionalmente para utilizarlos como fichas para la negociación, pero, como es bien sabido, el apetito se despierta comiendo. Empezamos a anexionarnos territorios (Jerusalén Este y sus alrededores y los Altos del Golán) y a cubrir Cisjordania de asentamientos.

    A los ojos del liderazgo israelí, la iniciativa de paz —cualquier iniciativa de paz— no es más que una malvada conspiración de los pacifistas para robarnos esos territorios. Nos obligaría a poner fin al proceso de expansión de asentamientos —que no se ha detenido un instante desde 1968 y que se encuentra hoy en pleno apogeo—, y a desmantelar las colonias actualmente existentes.

    El movimiento de pinza de los pacifistas podría cobrar ímpetu y generar una presión internacional difícil de resistir. Ésa es la razón del pánico que reina en Jerusalén.

    * * *

    La iniciativa árabe de paz podría alcanzar éxito si pusiera frente al público israelí una disyuntiva clara e inequívoca: paz sin los territorios ocupados, o territorios ocupados sin paz.

    Tras haber librado seis grandes guerras y varias otras menores podríamos sentirnos inclinados a sospechar que el precio en sangre y dinero es demasiado elevado y —lo que es más importante aún— que por esa vía no obtendremos la victoria pero sí multiplicaremos el peso de la carga que deberá soportar la sociedad israelí.

    Durante los seis años de locura entre las guerras de 1967 y de 1973, Moshe Dayan acuñó la siguiente frase: “¡Mejor Sharm al-Sheik (en el extremo sur de la península del Sinaí) sin paz, que paz sin Sharm al-Sheik!” Consignas como ésa costaron la vida a 2.700 soldados israelíes (y quién sabe a cuántos egipcios y sirios) en la guerra de Yom Kippur. Más tarde, devolvimos Sharm al-Sheik y todo el Sinai y firmamos la paz con Egipto. El propio Dayan jugó un papel en las negociaciones de paz.

    ¿Cuántos soldados y civiles, israelíes y árabes, deben morir antes de que comprendamos por fin que la paz con el pueblo palestino y con todo el mundo árabe es inconmensurablemente más importante para Israel que tratar de aferrarse a los territorios ocupados y a los asentamientos?

    Texto original: http://www.counterpunch.org/avnery09182006.html
    Traducido por LB para http://www.rebelion.org/noticia.php?id=38184

  2. El relator de Naciones Unidas critica a la propia ONU por el castigo a los palestinos

    … «Lo que Israel ha decidido presentar como daños colaterales a la población civil son, en los hechos, asesinatos indiscriminados prohibidos por el derecho internacional», recordó el relator, quien desde 2001 hace un seguimiento sobre la situación de los palestinos por encargo de la ONU. «Tres cuartos de la población” (de Gaza) dependen de la asistencia alimentaria internacional», informó.

    Sobre Cisjordania, señaló que el llamado «Muro de Seguridad» edificado por Israel impide que sus habitantes tengan libre acceso a los hospitales, escuelas, centros laborales y terrenos agrícolas, por lo que muchos agricultores han abandonado sus tierras.

    «Esto ha desembocado en una nueva categoría de desplazados. En otros países eso sería descrito como limpieza étnica, pero la corrección política prohíbe tal lenguaje cuando involucra a Israel», lamentó Dugard.

    El Consejo Noruego para los Refugiados publicó ayer un informe en el que denuncia que «miles de palestinos han sido forzados a abandonar sus hogares como consecuencia directa del muro». El 17% de aquellos que cambiaron sus lugares de residencia en los últimos años lo hicieron por ese motivo y el 90 por ciento de hogares que han quedado al este de esa muralla no tienen acceso a los servicios de salud de Jerusalén.

  3. Los invasores aseguraron que abandonarian sus nuevas posiciones en Libano este fin de semana

    Israel suspende su retirada del sur de Líbano y amenaza con usar la fuerza

    El Ejército israelí de ocupación en el sur de Líbano ha decidido suspender su retirada y amenazó con su habitual recurso de la violencia en el caso de que detecte actividades de Hizbula. La seguridad es la excusa ofrecida por los invasores israelí para justificar su decisión. Al mismo tiempo, los ocupantes judíos han recibido luz verde para reprimir con armas de fuego las protestas de los ciudadanos libaneses que les tiren piedras.

    Naciones Unidas hace las resoluciones y después Israel se encarga de interpretarlas según sus intereses. Mes y medio después de la entrada en vigor del alto el fuego tras un mes de agresión israelí contra Líbano, las fuerzas israelíes continúan ocupando diez posiciones a lo largo de la frontera, que debían ser evacuadas, siguiendo los propios planes sionistas, a finales del presente mes.
    Así, el Ejército israelí anunció ayer la suspensión de su retirada del sur libanés y amenazó con recurrir a la violencia en el caso de detectar actividades de Hizbula, cuya neutralización exige a los cascos azules de la Naciones Unidas.

    El jefe del Estado mayor israelí Dan Halutz dijo ante el Gabinete israelí que «rechazamos retirarnos hasta que no seamos informados de un acuerdo» sobre el control de las actividades de Hizbula en el sur de Líbano.

    Y después, el general israelí lanzó sus amenazas: «Hacemos saber de manera clara que usaremos nuestro derecho a la autodefensa ante toda actividad terrorista».

    El anunció de Halutz se produce después de la reunión de Naqura auspiciada por Naciones Unidas donde libaneses e israelíes no se pusieron de acuerdo sobre las «normas» para coordinar la retirada de los ocupantes israelíes.

    Sobre la reunión, la prensa israelí comentaba que los respresentantes israelíes exigirían a los Cascos Azules y al Ejército libanés que localicen, para su neutralización, los arsenales de la resistencia libanesa.

    En este encuentro, celebrado el martes, se acordó que serán desarmadas todas las personas que circulen por la zona sin la debida autorización, lo que significa que no podrán operar milicianos de ninguna organización al sur del río Litani.

    El general israelí dijo que la responsabilidad por el cumplimiento de los acuerdos competirá al Ejército del Líbano pues la función de la fuerza internacional es sólo cooperar con ellos. Este último uno de los asuntos aún en discusión significa que será el Ejército libanés el encargado de impedir a milicianos de Hizbula actuar contra Israel.

    Naciones Unidas, por su parte, indicó que los argumentos israelíes necesitan explicaciones. Así, una fuente próxima a la ONU que siguió las negociaciones manifestó que «existe una contradicción por parte de Israel (…): El alto comandante israelí dice una cosa y el primer ministro (Ehud Olmert) dice otra».

    El pasado martes, el ministro israelí de Defensa, Amir Peretz, declaró que la retirada de Líbano terminaría «el viernes mañana o a comienzos de la próxima semana».

    Halutz también dio luz verdea sus soldados para que repelan a tiros, incluso si son objetivo de piedras, que puedan lanzarles los ciudadanos libaneses hartos de la presencia de los invasores. Esta decisión se produce tras un incidente ocurrido el pasado viernes, cuando decenas de libaneses lanzaron piedras contra una posición del Ejército israelí de ocupación cerca de la frontera.

    En Palestina, Israel ya emplea sus armas de fuego contra niños, mayores o ancianos que lanzan piedras a los invasores.

    El ministro israelí de Medio Ambiente, Guideon Ezra, manifestó ayer que Israel no puede «tolerar una escalada de la tensión en Líbano» y que no debe caer en los mismos errores que cometió cuando se retiró de ese territorio en mayo de 2000. «No podemos aceptar el despliegue de Hizbula en la frontera; no el lanzamiento de piedras, no a las banderas (de la milicia) ni con ningún otro medio», declaró Ezra a la radio pública israelí.

  4. Gideon Levy
    Haaretz

    Traducido para Rebelión por LB.

    Podría llevar entre 8 y 14 meses arreglar la central eléctrica de la Franja de Gaza que la aviación israelí destruyó el pasado mes de junio y restaurar completamente el suministro de energía eléctrica a la región.

    La organización israelí de derechos humanos B’Tselem ha acusado al ejército israelí de crímenes de guerra por haber bombardeado la planta eléctrica, cuya destrucción ha dejado numerosas áreas de la Franja de Gaza sin energía eléctrica durante los últimos tres meses.

    En un informe elaborado por B’Tselem, dicha organización informa de que en muchas zonas el suministro eléctrico se interrumpe durante media jornada, dificultando seriamente el trabajo de hospitales, el suministro de agua y el funcionamiento de los sistemas de saneamiento.

    Un avión militar israelí atacó la planta eléctrica el 28 de junio pasado. El ataque se produjo al comienzo de una gran ofensiva desatada contra Gaza por el ejército israelí a raíz de la captura por parte de militantes palestinos vinculados a Hamas de un soldado israelí y de la muerte de otros dos.

    “B’Tselem concluye que el bombardeo de la central eléctrica fue ilegal y está tipificado como crimen de guerra por la Legislación Humanitaria Internacional, dado que el ataque tuvo como objetivo unas instalaciones de naturaleza estrictamente civil”, indica el informe de B’Tselem.

    “Aparentemente no concurrieron razones militares que justificaran el ataque y todo parece indicar que el propósito fue satisfacer un deseo de venganza”.

    En lugar de tomar una decisión militar tan drástica Israel podía haber cortado el suministro eléctrico a Gaza por medio de la Corporación Eléctrica Israelí, aunque también eso habría sido ilegal, afirmó el grupo.

    B’Tselem exigió al Gobierno la apertura de una investigación sobre el bombardeo de la central eléctrica.

    Texto original: http://www.haaretz.com/hasen/objects/pages/PrintArticleEn.jhtml?itemNo=767933

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.