De nuevo, la oposición vuelve a recurrir al terrorismo en su guerra contra el gobierno de Assad. Tras las sucesivas derrotas militares, las nuevas entregas de armas por parte de EEUU y las dictaduras del Golfo y el intento de solución política en el que no tienen nada que hacer en el futuro del país, los «rebeldes» recurren una y otra vez a sus mercenarios de al Qaeda para conseguir los fines políticos marcados por todo el conglomerado: un gobierno integrista donde la sharía sea la principal fuente del derecho y del día a día de la vida de la población. Eso es lo que estamos apoyando desde occidente, no una supuesta democratización como quieren hacernos creer.

Pero como este tipo de actos pueden hacer dudar a muchos sobre la conveniencia de apoyar a la oposición siria, formalmente se suelen desmarcar de ellos y los medios occidentales usan las declaraciones propagandísticas de los rebeldes para sembrar las dudas, atribuyéndolos incluso como posibilidad al propio gobierno baazista. Pero, aún así, todos saben que Arabia Saudí movió a sus peones terroristas con el beneplácito de EEUU para desestabilizar al estado árabe. Washington reconoce que al Qaeda está operando en Siria, pero ahora dice que «no sabe qué están haciendo» allí, ?cómo si no lo supieran! ¡cómo si saben hacer otra cosa…!

Lo malo para esta estrategia de la confusión de la falsimedia es que ya se les escapó una voz de las suyas que no ha sabido coordinarse completamente. Ban ki Moon, al hablar de los atentados de la pasada semana, no pudo más que afirmar que:

Un poderoso, masivo y grave ataque de las fuerzas terroristas tuvo lugar hace unos días. Creo que detrás de este ataque está Al Qaeda. Eso crea un gran problema de nuevo.

Desde luego, no es nada nuevo. Igual que en Libia, los «rebeldes» a menudo portan banderas negras de la organización, se visten como los miembros del clan y usan mucha de su parafernalia de comunicación y martirologio. Las supuestas periodistas libres que informaban desde los autoproclamados emiratos islámicos eran obligadas a cubrirse la cabeza so pena de ser severamente castigadas en un país donde eso no ha ocurrido jamás. Eso es lo que le espera a Siria si triunfan las dictaduras del Golfo y EEUU. No nos equivoquemos….