De mitos, engaños y montajes para crear un país e incluso un pueblo de la nada. Absolutamente obligatorio, es largo pero cada segundo merece la pena, incluso aunque pueda discrepar de algunos matices.

Una sola frase de su intervención, prácticamente la última: “si en el pasado el antisemita era la persona a quien no le gustaban los judíos, hoy el antisemita es aquel a quien los judíos no quieren”…, una verdad como un templo 🙂

Compartir

2 Comentarios

Deja un comentario