Esta parece una de las noticias de esas que salen en los medios y que luego todo el mundo parece desear olvidar cuanto antes. De hecho, el texto aparece en la portada del El País digital y cuando se pica sobre él no hay ni una sola referencia a esta información en el desarrollo de la noticia, todo lo contrario, se insiste en la propaganda de los opositores sin ningún tipo de contratación de las declaraciones. Textualmente dice así:

El organismo utiliza el término “guerra civil” para referirse al conflicto desde el pasado marzo.

Grupos ajenos al Ejército están aparentemente armados, según Naciones Unidas

Nada que no se sepa y que no hayamos comentado en los biTs en múltiples ocasiones. Desde marzo, grupos armados salafistas que en nuestro lenguaje se calificarían como terroristas, están atacando al gobierno laico de Assad con la intención de derrocarlo instaurar una república islámica del mismo tipo que la que están organizando en Libia tras la invasión genocida de la OTAN y las petromonarquías del Golfo. Las manos de EEUU, Francia e Israel están dirigiendo parte de las operaciones para eliminar un molesto enemigo. Pero, por otros motivos, ni las dictaduras del Golfo son ajenas a la operación de acoso y derribo y Turquía, de nuevo, está tomando un gran protagonismo armando y entrenando a grupos terroristas de filiación yihadista como ya descubrió el New York Times.

Resulta interesante destacar que, cuando ya no se puede ocultar más que países extranjeros están atizando un conflicto con intereses espurios, la oposición siria ha llegado a un acuerdo para detener las acciones paramilitares y no perder el apoyo occidental que tanto ha costado montar sobre la base de la desinformación y la manipulación mediática que tiene, otra vez, a Aljazeera su origen, la división acorazada que se envía antes que los aviones para que las intervenciones militares no causen rechazo entre la población de nuestros países.

Compartir

1 Comentario

  1. Podríamos acordar que, desde el concluyente apoyo de los BRIC con Rusia de gendarme, los alardes del gallinero Occidental y los Golfos de las petro-monarquías no pasan de ser cacareos de consumo imperial.

    La insurgencia de encargo sufre su papel de carne de cañón que le han asignado por medio de los herederos alqaedianos de la “Hermandad musulmana” en su papel de legión extranjera del imperio.

    Los turcos no lo tienen tan claro, más, cuando su líder Erdogan está en fase terminal de cáncer y, sectores del ejercito no andan muy favorables por la tarea neo-otománica de “recuperar” viejos territorios, en un paripé con Israel.

    El “parón” al que refieres, no deja de ser otra cosa que la incertidumbre. Al tiempo.

Deja un comentario