Tras una espera que se nos ha hecho sumamente larga, la comunidad cristiana de la Madre Agnes por fin ha emitido el esperado informe sobre la investigación de las masacres de civiles con armas químicas en las afueras de Damasco del 21 de agosto. Como se esperaba, no nos ha defraudado en absoluto. La madre superiora ha podido localizar a las familias de los niños que aparecen en los vídeos y ha constatado que fueron secuestrados días antes por los «rebeldes» tras una masacre de centenares de civiles en Latakia ocultada —como tantas otras— por la prensa occidental. Como aseguramos en su día en los biTs poco después del ataque químico terrorista (aportando pruebas gráficas de ello), varios de los niños aparecían cuidadosamente colocados en diferentes vídeos grabados supuestamente en lugares distintos y eso es lo que corrobora la Madre Agnes con testimonios claros de sus familiares.

Definitivamente, es toda una bomba de destrucción masiva de manipulaciones y mentiras que será debidamente ignorada por los medios de desinformación de masas, entregados a la causa de la guerra al servicio de los agresores norteamericanos y sus títeres de al Qaeda. A falta del informe completo, reproduzco aquí íntegramente el artículo que Almanar ha publicado sobre el tema, ya que se trata de un documento ineludible para abordar seriamente el conflicto sirio.

Madre Agnes: “EEUU utilizó vídeos falsos como prueba contra Siria”

Diana Rojas, Almanar

Los niños presentados en varios vídeos de la oposición siria como víctimas del ataque químico llevado a cabo el pasado 21 de agosto en un suburbio de Damasco fueron trasladados deliberadamente de su localidad a otra región tras ser secuestrados por grupos armados opositores varias semanas antes. Éste es el resultado de las investigaciones llevadas a cabo por la Madre Agnes Mariam el Salib, superiora del Monasterio de San Jaime en Malula, y su grupo, que revisaron 35 vídeos sobre el incidente que aparecieron en Internet y explicaron sus hallazgos a RT Árabe.

Lo que llamó la atención de la Madre Agnes fue el hecho de que los mismos niños aparecían en diferentes vídeos. “Vimos a niños presentados como víctimas de un ataque químico en Yobar en un vídeo. Luego vemos a esos mismos niños en otro vídeo sobre Kfar Batna y luego otra vez a los mismos niños en un vídeo sobre Ain Terma. Hemos visto a un mismo joven que aparece supuestamente agonizando en diferentes videos que supuestamente corresponden a diferentes lugares también”, dijo a RT Árabe. “¿Quiénes eran esos niños? Queremos saber la verdad”.

Ella explicó que su grupo, que busca promover la reconciliación en Siria, está compuesto por personas de diferentes nacionalidades y posee delegaciones en varios países. El grupo ha recibido ofertas de apoyo de las Naciones Unidas y de varias ONGs. “Hemos hablado y contactado con el Comité de Derechos Humanos de la ONU, con la Cruz Roja Internacional y varias otras instituciones”.

El grupo ha preparado un estudio basado en testimonios recogidos en la provincia de Latakia, donde se concentra una gran parte de la población alauí de Siria. Esta provincia fue objeto de un asalto hace varias semanas y un gran número de civiles, incluyendo mujeres y niños, fueron secuestrados por los grupos armados. “Yo me reuní con varias familias en el área y ellas me dijeron que habían reconocido a sus niños en los vídeos que mostraban a supuestas víctimas del ataque químico en la Guta Oriental. Otras familias nos contactaron y nos pidieron que investigáramos lo que estaba sucediendo.”

“Existen grandes instituciones internacionales que están investigando este asunto en este momento, pero nos gustaría también contribuir con nuestros modestos medios en beneficio del pueblo sirio. Hemos estudiado los vídeos del lugar de la escena. Hemos colocado las evidencias gráficas en un folleto que hemos hecho circular. Hemos investigado los primeros 35 vídeos del incidente que fueron colocados en Internet y hemos tratado de identificar a los niños. La sorpresa nos la dio EEUU, que utilizó estos vídeos falsos para acusar al gobierno sirio de haber utilizado armas químicas contra sus propios civiles.”

“Ha habido familias que han reconocido a sus hijos. Me refiero concretamente a los vídeos de Kfar Batna y Yobar. No puedo dar los nombres sin permiso de las familias, pero hablaré en términos generales. En algunos casos, fue el padre o la madre quienes reconocieron a sus hijos en el vídeo. En otros casos, fue un tío o una tía u otros parientes porque sus padres fueron asesinados durante el avance de los insurgentes por los pueblos y localidades de Latakia. Ellos tienen derecho a recibir información sobre el paradero de esos niños y a conocer si están muertos o vivos”.

“Al analizar los vídeos hemos visto señales que sugieren que ellos fueron una puesta en escena, es decir, que fueron dirigidos. En un vídeo se ve a un chico recibiendo ayuda. En otro vídeo se puede ver al mismo joven recibiendo una primera ayuda otra vez, pero en un escenario diferente. Es como una película en la que las escenas se repiten y se filman una y otra vez.”
Por otro lado, la organización de la Madre Agnes ha contado 400 muertos en Latakia, que fueron brutalmente asesinados por los terroristas durante la toma de las localidades mencionadas. Sin embargo, “los medios internacionales han sido reticentes a la hora de hablar de eso por alguna razón. Ellos nunca han tratado de entrevistar a los supervivientes de las matanzas o a las familias de las víctimas. Su excusa es que ellos creen que estas personas murieron a causa de las hostilidades en lugar de en un ataque bien planeado por los militantes, que atacaron específicamente a los civiles”.