fosacamellos

Una vez más se están usando tácticas de lucha goeebeliana contra el gobierno de la Yamahiriya libia. La secuencia es como sigue, me invento una historia truculenta, cuanto más mejor, la divulgo a los cuatro vientos y, posteriormente, con la boca pequeña se desmiente. La mayoría de los medios, no muy dados a rectificaciones, ni si quiera las publican o lo hacen a escondidas. Por un lado quedan mal porque los han engañando si es que iban de buena fe y si forman parte de los ejércitos que machacan el país, también les afecta porque se descubre su oscuro y triste papel propagandístico.

La última vez que esto ha pasado en Libia —que sepamos— ha sido con una fosa común en la que había más de mil personas asesinadas por el régimen del «tirano» tras una supuesta revuelta en una cárcel en 1996. Los rebeldes llegaron a decir que había 1270 cuerpos cuando ni siquiera se llegó a excavar. Fue definida rápidamente por la rapiña mediática como la mayor fosa de Gadafi e incluso se vinculaba a la fosa con el levantamiento en Bengasi. Alucinante, parece que el Consejo Nacional de Transición y la prensa occidental aún tienen que buscar excusas para justificar las atrocidades que están cometiendo en Libia y se han de inventar cuentos para deformar a la opinión pública.

Pues bien, desde el primer día médicos afirmaban que sabían que los huesos eran de camello pero, obviamente, su opinión cualificada no llegó a ningún sitio. El montaje era tan burdo que hasta la CNN desplazada al lugar tuvo que admitirlo usando las propias declaraciones de miembros del CNT, los rebeldes de la OTAN y sus mercenarios, pero la noticia apenas si ha salido reflejada en ningún medio de comunicación. Podéis probar a hacer la búsqueda en Google, fosa común Gadafi tiene 130.000 entradas, ¿cuántos tendrá mentiras fosa común Gadafi?. Como decían los raperos, de lo que ves créete la mitad, de lo que no ves no te creas nada. Las fuentes de información clásicas ya no sirven para saber lo que está pasando, es un hecho cada día más indiscutible.

Mientras, informaciones alternativas de difícil contratación anuncian la voladura del edificio en Trípoli usado por la CIA donde ondeó por unas horas la bandera verde revolucionaria, sabotajes contra el puerto de la capital, guerra abierta en Misratah, Sirte y muchas otras ciudades; bombardeos de la OTAN al margen de lo decidido en la ONU que están masacrando a centenares o miles de civiles, los francotiradores lealistas están machacando a los contrarrevolucionarios en la capital, la unión de miles de tuaregs a las fuerzas de la resistencia, etc, etc. Desde luego, la guerra no ha acabado ni lo hará en bastantes meses.